Manhattan, podcast y crímenes: Steve Martin llega a la TV con la serie Only Murders in the Building

Craig Blankenhorn

“Me gusta el true crime. Disfruto del aspecto psicológico de todo el asunto. Amo, supongo que es extraño decirlo así, resolver los misterios de muertes sospechosas. Especialmente ahora que los avances de la ciencia en relación al ADN lo cambiaron todo en materia de investigación criminal. Ahora ni siquiera necesitan del ADN del asesino para atraparlo: pueden revisar la base de datos y encontrar a un familiar de la víctima que estaba en el vecindario y de repente atraparon al hermano”, explica, entusiasmado, Steve Martin apenas comienza la charla con LA NACION vía zoom. Y lo cierto es que todo el momento parece sacado de un elaborado sueño. O de una pesadilla si no fuera porque detrás del actor y guionista se asoman un cielo azul intenso como solo puede serlo en California y el mar que hace juego y que casi parece esos fondos digitales que ofrece la aplicación para enmascarar el desorden de nuestras casas. Pero no: ni sueño ni pesadilla.

Martin, el de actor y guionista de El tonto, Los Ángeles Story y Bowfinger, el director chiflado, por citar algunos de sus films más destacados, está del otro lado de la pantalla junto a su amigo y socio Martin Short y a la actriz y cantante Selena Gomez para hablar de Only Murders in the Building, la nueva serie que se podrá ver -a razón de un capítulo por semana-, en la plataforma Star+ disponible en la Argentina desde el martes próximo.

Tras más de cincuenta años de carrera en Hollywood hay muchas cosas que se conocen sobre Steve Martin. A saber: es un comediante fantástico que escribió y protagonizó algunas de las películas más influyentes del humor norteamericano de las últimas décadas, es un dotado novelista y un apasionado músico de bluegrass con varios discos en su haber que toca el banjo con notable habilidad.

Lo que pocos saben pero se enterarán pronto -gracias a este nuevo programa- es que Martin lleva años consumiendo historias de crímenes verdaderos (o true crime, como se las denomina en inglés) y que su interés, por ser quién es, se terminó transformando en una idea para una serie. Y, otra vez, porque se trata de una de las figuras más veneradas del mundo del entretenimiento, esa idea se hizo realidad.

“En un principio me imaginaba a dos actores viejos interpretando a los investigadores amateurs en el centro de la trama pero después empezamos a desarrollar la historia y me di cuenta de que eran papeles para gente joven, como Marty y yo”, dice Martin e incluye en la broma a su amigo, que aunque ya no sea el jovencito llegado de Canadá con el que compartió protagonismo en la inolvidable Three Amigos! (disponible para alquilar o comprar en Google Play), escrita por el propio Martin, Lorne Michaels y Randy Newman, le sigue el tren en cada una de sus nuevas aventuras.

Only Murders In The Building -- Episode 101 -- From the minds of Steve Martin, Dan Fogelman and John Hoffman comes a comedic murder-mystery series for the ages. “Only Murders In The Building” follows three strangers (Steve Martin, Martin Short and Selena Gomez) who share an obsession with true crime and suddenly find themselves wrapped up in one. When a grisly death occurs inside their exclusive Upper West Side apartment building, the trio suspects murder and employs their precise knowledge of true crime to investigate the truth. As they record a podcast of their own to document the case, the three unravel the complex secrets of the building which stretch back years. Perhaps even more explosive are the lies they tell one another. Soon, the endangered trio comes to realize a killer might be living amongst them as they race to decipher the mounting clues before it’s too late. Mabel (Selena Gomez), shown. (Photo by: Craig Blankenhorn/Hulu)

Craig Blankenhorn

Steve Martin es mucho más que un comediante: además de guionista, dramaturgo y músico de bluegrass, tiene varias novelas y libros de relatos publicados. Only Murders in the Building no es ni mucho menos su primer roce con la TV, dado que comenzó en Saturday Night Live y, previamente, era un invitado habitual en los grandes shows cómicos de los 60 y 70 ( Craig Blankenhorn/)

De todos modos, a pesar de que pasaron 35 años de estreno de aquel film, algo de él tiene esta nueva serie. Para empezar el personaje de Martin, Charles, es un actor veterano que se hizo famoso interpretando al detective Brazzos y por eso cree tener conocimientos de investigador privado, algo similar a lo que pasaba con los tres actores de Three Amigos! cuando llegaban a un pueblo parecido a los que aparecían en sus westerns para convertirse en justicieros en la vida real, al expulsar a un grupo de villanos locales encabezados por El Guapo (Alfonso Arau). “No sabía que el nombre que le puse al detective de la ficción en Only Murders in the Building significaba brazos en castellano. Tampoco sabía la traducción de El Guapo. Son nombres que me inventé”, miente Martin sin que se le mueva un pelo de su famosa cabellera blanca, y con una sonrisa que insinúa que le divierte jugar con su propia leyenda.

Para poner en marcha el proyecto de Only Murders in the Building el comediante se asoció con Dan Fogelman, productor de This is Usotro de los programas que estarán disponibles en Star+-, quien a su vez lo puso en contacto con el guionista John Hoffman. De extensa experiencia televisiva, en los últimos años Hoffman trabajó en la serie de Netflix Grace y Frankie con otras dos leyendas de Hollywood, Jane Fonda y Lily Tomlin, la coprotagonista de Martin en la comedia Hay una chica en mi cuerpo.

“Dan Fogelman me convocó para desarrollar el proyecto y ser el showrunner. Era una gran responsabilidad, pero no se le dice que no a una cena con él y Steve Martin. Enseguida congeniamos y pudimos ampliar y trabajar en las ideas que tenía sobre la historia que combinaba su amor por el true crime con su genio cómico”, explica Hoffman en una charla vía Zoom con LA NACION. Su aporte le dio forma al relato de Charles, Oliver (Short) y Mabel (Gomez), tres vecinos de un distinguido edificio de Manhattan que apenas se saludan con un gesto cuando se cruzan en el ascensor pero que a partir de la sospechosa muerte de otro de los habitantes del lugar se unen a través de su amor compartido por los podcast sobre crímenes sin resolver y deciden revelar el misterio de lo que ocurrió mientras graban su propio programa. Claro que cada uno de ellos esconde más de lo que muestra. De esa peculiar dinámica entre los tres surge mucho del humor de la ficción, que se combina con su costado policial, además de explorar la búsqueda de conexión de los solitarios protagonistas.

Según cuenta Hoffman, Martin fue más que receptivo con sus propuestas para el desarrollo de la narración y los personajes pero hubo un aspecto que no estaba dispuesto a negociar: la conclusión de la historia. “Al final de la temporada se revela la identidad del asesino. Odio cuando las series estiran la revelación por tres o cuatro temporadas”, enfatiza Martin quien, aunque no está confirmada oficialmente la continuidad de la serie, ya la imagina.

Only Murders In The Building -- Episode 101 -- From the minds of Steve Martin, Dan Fogelman and John Hoffman comes a comedic murder-mystery series for the ages. “Only Murders In The Building” follows three strangers (Steve Martin, Martin Short and Selena Gomez) who share an obsession with true crime and suddenly find themselves wrapped up in one. When a grisly death occurs inside their exclusive Upper West Side apartment building, the trio suspects murder and employs their precise knowledge of true crime to investigate the truth. As they record a podcast of their own to document the case, the three unravel the complex secrets of the building which stretch back years. Perhaps even more explosive are the lies they tell one another. Soon, the endangered trio comes to realize a killer might be living amongst them as they race to decipher the mounting clues before it’s too late. Mabel (Selena Gomez), shown. (Photo by: Craig Blankenhorn/Hulu)

Craig Blankenhorn

Selena Gomez, tras hacerse famosa en la factoría Disney y triunfar como cantante pop, vuelve a la pantalla chica con un personaje a su medida, una actriz que termina siendo el reservorio de cordura ante las excentricidades de sus dos vecinos ( Craig Blankenhorn/)

Los dos amigos + Selena

En el centro de Only Murders in the Building hay una muerte sospechosa y la investigación que le sigue pero lo que la distingue del resto de las ficciones de su tipo es el equipo que forman sus protagonistas. Un desafío para los guionistas que tuvieron que lograr equilibrar la presencia de dos genios de la comedia como Martin y Short que llevan décadas de amistad y trabajo en conjunto con la adición de Selena Gomez. Y aunque en teoría la mezcla no debería funcionar lo cierto es que en pantalla la actriz y cantante consigue que su Mabel sea el punto de apoyo y reservorio de cordura de los excéntricos Charles y Oliver. El primero cree que puede resolver el caso porque alguna vez interpretó a un policía en la TV y el otro insiste con hablar de su pasado como gran director de Broadway mientras imagina a los sospechosos como los aspirantes a estrellas del musical y se olvide de mencionar que hace años que el éxito y el reconocimiento le son ajenos.

“Creo que así como los actores que hacen de médicos en la televisión durante años creen que aprenden algo de medicina, los que hacen de detectives también y eso me parece muy divertido. Además me fascina lo que sucede con esos intérpretes que tienen un gran suceso y luego no tienen necesidad de seguir trabajando. En el caso de Charles esa combinación hace que intente aplicar sus conocimientos televisivos a la vida real”, explica Martin, cuyo personaje se las arregla para abrir una cerradura con un kit de ganzúas que le regaló la producción de su viejo programa.

Claro que más allá de toda la locura y los enredos en los que se meten los personajes jugando a ser detectives y creadores de contenido de un podcasts, uno de los mayores atractivos del programa es el vínculo entre los dos viejos vecinos que interpretan Martin y Short. Una relación que, en principio, se compone de filosos comentarios arrojados como si se tratara de puñales. Unos intercambios que Martin y Short parecen haber basado en su amistad fuera de cámaras.

Only Murders In The Building -- Episode 101 -- From the minds of Steve Martin, Dan Fogelman and John Hoffman comes a comedic murder-mystery series for the ages. “Only Murders In The Building” follows three strangers (Steve Martin, Martin Short and Selena Gomez) who share an obsession with true crime and suddenly find themselves wrapped up in one. When a grisly death occurs inside their exclusive Upper West Side apartment building, the trio suspects murder and employs their precise knowledge of true crime to investigate the truth. As they record a podcast of their own to document the case, the three unravel the complex secrets of the building which stretch back years. Perhaps even more explosive are the lies they tell one another. Soon, the endangered trio comes to realize a killer might be living amongst them as they race to decipher the mounting clues before it’s too late. Mabel (Selena Gomez), shown. (Photo by: Craig Blankenhorn/Hulu)

Craig Blankenhorn

Martin Short vuelve a trabajar con su gran amigo Steve Martin e interpreta a un iluso actor que no desentona en su larga carrera de personajes excéntricos ( Craig Blankenhorn/)

Así, cuando se le pregunta a Short por una de las características más curiosas de su personaje -Oliver emite una suerte de gruñido o carraspeo cuando se siente incómodo-, Martin se sorprende de que alguien los haya notado y asegura que los editores del programa se volvieron locos tratando de eliminar todo rastro de ellos en la trama. “Alguno se les pasó”, comenta con falso pesar y Short se ríe porque conoce ese ida y vuelta a la perfección. Es el mismo que aparece en los episodios cuando su personaje aplica una estudiada agresión pasiva contra Charles cuando le pregunta casi al pasar por qué usa maquillaje si ya nadie lo contrata como actor. Esos pequeños grandes momentos hacen de Only Murders in the Building, una serie distinta y una nueva joya de la corona repleta de brillos de Martin que además de comediante legendario, escritor, coleccionista de arte y reputado músico ahora también se dedica a resolver asesinatos.

Article: Soure