June 30, 2021

Mind Life TV

Celebrities & Gossip & TV News

Jaclyn Smith: de Los ángeles de Charlie a superar un cáncer y convertirse en exitosa mujer de negocios

1625078252 Jaclyn Smith de Los angeles de Charlie a superar un

Jaclyn Smith en la actualidad; la actriz de Los ángeles de Charlie se convirtió en un referente de la moda y en un ejemplo para las mujeres de su generación

Parece que en el mundo del espectáculo los aplausos no duran para siempre. Tal es el caso de Jaclyn Smith, una de las protagonistas del famoso trío de Los Ángeles de Charlie, la popular serie de televisión de fines de los 70 que cautivó a millones de espectadores en todo el mundo .

A diferencia de Farrah Fawcett (Jill Munroe) y Kate Jackson (Sabrina Duncan) , la pelirroja que interpretó a Kelly Garrett en la ficción fue la única que permaneció durante las cinco temporadas del programa, convirtiéndose en una de las actrices más populares y mejor pagas de su época.

Y si bien tras la finalización de este proyecto el ángel más sensible siguió activa en el medio, poco a poco la vida la fue llevando por otro camino que la transformó en una reconocida empresaria en el mundo de la moda.

Nace un ángel

Ellen Jaclyn Smith nació el 26 de octubre de 1945 en Houston, Texas. Al parecer, esta muchachita siempre tuvo muy en claro su vocación, ya que estudió ballet y actuación desde pequeña. Al terminar el colegio secundario cursó arte dramático en la Universidad Trinity y formó parte de algunos grupos teatrales en Boston y Nueva York.

Sus primeros papeles en producciones de Broadway (Los caballeros las prefieren rubias y Bye, bye, Birdie, entre otros) hicieron que un agente la descubriera y le ofreciera su primer comercial: ser la cara de una reconocida marca de champú. Ese anuncio sería un trampolín que la llevaría a la pantalla grande donde, tras debutar como extra en Goodbye, Columbus (1969) y The Adventures (1970), obtuvo un papel secundario en Bootleggers (1974).

Mientras alternaba roles en cine y televisión (McCloud, Get Christie Love! y Switch) con algunas producciones como modelo, le llegó su gran oportunidad de la mano de Los ángeles de Charlie, una serie de detectives donde bajo las órdenes de Charles Townsend y junto a Farrah Fawcett (Jill Munroe) y Kate Jackson (Sabrina Duncan) resolvían con ingenio las misiones más peligrosas.

El elenco original de la serie estaba integrado por Jaclyn Smith, Kate Jackson y Farrah Fawcett.

El elenco original de la serie estaba integrado por Jaclyn Smith, Kate Jackson y Farrah Fawcett.

El elenco original de la serie estaba integrado por Jaclyn Smith, Kate Jackson y Farrah Fawcett.

Emitida desde 1976 y hasta 1981, la serie se convirtió en una de las más vistas y Smith en el ángel titular, ya que a diferencia de sus compañeras (que fueron reemplazadas) ella permaneció durante las cinco temporadas. En pleno apogeo de su carrera, Smith encabezaba la lista de las actrices más populares y mejor pagas de la industria, además de arrasar en los rankings de las mujeres más bellas y mejores vestidas de Hollywood .

La prensa no le perdía pisada y su vida sentimental también comenzó a llamar la atención, sobre todo por su poca suerte en el amor. Mientras que al debutar con el programa ya contaba con un matrimonio fallido con el actor Roger Davis, el éxito lo vivió junto a Dennis Cole, con quien compartió pantalla durante casi un año. Durante esta relación, Jaclyn (quien todavía no era madre) se encariñó con el hijo de su pareja, Joe, con quien siguió teniendo relación después de la ruptura. De hecho, el asesinato del joven durante un robo en 1991 significó un duro golpe para la actriz.

Al terminar el gran éxito de su carrera, la intérprete se dio una nueva oportunidad en el amor con el productor y director de fotografía Tony Richmond, con quien tuvo a sus dos hijos Spencer Margaret y Gaston Richmon y de quien también se terminó separando ocho años después.

El declive

Si bien es cierto que Los ángeles de Charlie significó el lanzamiento a la fama de sus protagonistas, con la marcha de Farrah Fawcett y Kate Jackson empezó el declive de la ficción. Los nuevos reemplazos (Cheryl Ladd y Tanya Roberts) no consiguieron detener la pérdida de popularidad, por lo que en la quinta temporada los productores decidieron cerrar la “Agencia Charles Townsend” y dar por terminada la serie.

Roberts junto a Jaclyn Smith y Cheryl Ladd, en una foto promocional de la serie Los ángeles de Charlie

IMDB.com

Jaclyn Smith rodeada por Tanya Roberts y Cheryl Ladd (IMDB.com/)

Tras un final conmovedor (donde Kelly recibe un disparo en la cabeza durante un enfrentamiento aunque no muere), la actriz se volcó hacia los dramas de época encarnando a mujeres importantes de la historia, como en la miniserie Jacqueline Bouvier Kennedy (1981), donde se lució como la exprimera dama estadounidense (rol que le valió una nominación a los Globo de Oro); George Washington (1984), donde interpretó a la esposa de George William Fairfax, íntimo amigo del expresidente de los Estados Unidos y Florence Nightingale (1985), donde encarnó a la precursora de la Cruz Roja.

A partir de entonces, Smith acumuló decenas de roles en pantalla (Rage of Angels (1983), El capricho de los dioses (1988), Mi querido fantasma (1992) y Casada con un extraño (1997)), aunque ninguno de la magnitud de la serie que la llevó a la fama. En 2003, su cameo en el film Los ángeles de Charlie, al límite le permitió revivir parte del éxito disfrutado en los años 70, algo que repitió en 2019 en la nueva versión: Ángeles de Charlie.

Su nuevo rol

A diferencia del cine, sus apariciones en la televisión fueron cada vez más esporádicas. “Sólo trabajo en lo que me gusta. He rechazado muchos papeles porque no creía en ellos”, aclaraba sobre los motivos que la tenían alejada de la pantalla chica por aquellos años. Sin embargo, en 2007 la actriz decidió dar un vuelco en su carrera calzándose el traje de conductora para ponerse al frente de Shear Genius, una especie de Project Runway pero de peluqueros. “Me desafía porque como no hay un personaje, tengo que ser espontánea, real y honesta”, comentaba sobre su repentino paso de la actuación a la conducción.

Para ella, que debutó en pantalla con un comercial de champú, no fue nada difícil ponerse en la piel de esta anfitriona y someter a los doce concursantes, todos ellos peluqueros profesionales, a las pruebas más rigurosas. “El pelo ha sido parte de mi historia. Creo que es más importante que el maquillaje y la ropa”, destacaba feliz con este nuevo desafío que la vida le ponía en el camino.

“Me atrajo el programa porque muestra el talento de los estilistas, no sólo desde el aspecto técnico, sino también a nivel espiritual”, agregaba quien no se considera un ícono de la moda, aunque reconoce estar siempre atenta a los elogios. Después de todo, Jaclyn lleva más de 35 años en el negocio tras ser una de las pioneras en lanzar su propia línea de ropa para una importante cadena estadounidense.

De estrella televisiva a empresaria de la moda

En 1985, y mientras Smith buscaba su rumbo dentro de los sets, una tentadora propuesta de la firma Kmart (una popular tienda en Estados Unidos) llegó a sus manos: desarrollar su propia colección de ropa para la marca . Si bien en un principio la estrella televisiva la rechazó, los ejecutivos insistieron hasta convencerla. “Me gustó la gente y sentí que Kmart representaba lo que yo representaba. Es una tienda familiar”, confesó tras su recorrida por uno de sus locales.

A pesar de que muchos consideraban que su conexión con esta marca popular dañaría su imagen como actriz, ella se sumergió de lleno en este nuevo desafío. Parte del atractivo para Jaclyn era que no solo tenía la posibilidad de crear su propia línea sino que podía tener voz y voto en cuestiones de marketing, publicidad y diseño, “incluso hasta elegir los botones”. “Al principio me desanimaron pero estoy feliz de haberlo hecho, probablemente fue la mejor decisión que he tomado. Siempre he sido de las que afrontan desafíos y se adentran en terrenos desconocidos”, comentaba sobre sus razones de unirse a este nuevo rubro como diseñadora y empresaria.

Pionera entre las celebridades que crearon su propia marca, Smith no sólo se adentró en el mundo de la moda lanzando una colección de indumentaria y accesorios (Jaclyn Smith Collection y Women’s Wear Daily) sino que, años después, se animó a la ambientación y el diseño de muebles con Jaclyn Smith Home, porque “es intimidante tratar de arreglar tu casa si no tenés un diseñador de interiores. Fui la primera actriz que creó su propia línea en un momento en que todos simplemente prestaban su nombre a un producto. No se puede tener miedo al fracaso. Siempre les digo a mis hijos: ‘Vayan hacia algo que les dé miedo’. Tenés que arriesgarte o nunca llegarás a ninguna parte”, reflexiona quien durante su juventud se destacó por marcar tendencia en las pasarelas y alfombras rojas.

A través de sus líneas, la empresaria buscaba ayudar a otras mujeres a desarrollar sus propios estilos personales. “Logramos lo que nos propusimos: dar ropa de moda a precios accesibles. También estoy haciendo una colección hogareña porque tengo una pasión por las antigüedades”, advertía quien ha sobrevivido a la quiebra de Kmart en 2002 y ha hecho colaboraciones con otras marcas importantes del país. Aun así, por mucho que creyera en sí misma, la exmodelo tuvo que demostrar que era más que una cara bonita cuando entró en el negocio. “Cuando empecé Jaclyn Smith Home pensaron: ‘¿Quién es este ángel de Charlie que nos habla de muebles y antigüedades?’. Pero una vez que sabés realmente de lo que estás hablando, la gente no tarda mucho en reconocerlo. Se trata de respaldarlo con conocimiento. Aunque en el mundo de los negocios, como mujer, realmente tenés que representarte a vos misma de la manera adecuada, de lo contrario no te tomarán en serio”, le confesó la empresaria a Reuters.

La imagen de la actriz y modelo elegante, encantadora y equilibrada comenzó a contradecirse con su tenacidad y determinación para los negocios, aunque Jaclyn advierte que estas características no son necesariamente incongruentes. ”Tengo una imagen en particular y mis clientes saben que mi línea no va a estar tan de moda que pasará de moda el próximo año”, asegura revelando la clave de su éxito en el mercado.

Vocera y referente

Como la mayoría de las mujeres, Smith tuvo que aprender a hacer malabares para lograr un equilibrio entre su trabajo en el set, su rol como empresaria y su familia. “La familia siempre es lo primero. Aunque mis hijos son mayores, aún me gusta sentarme a cenar con ellos tanto como pueda. Descanso con mi familia, descanso podando rosas, cortando el pasto, trabajando en el jardín”, señala quien desde 1997 comparte su vida con Bradley Allen, un cirujano pediátrico.

Y si alguna vez tuvo dudas de sus valores y prioridades en este mundo, un diagnóstico de cáncer de mama allá por 2002 la volvió a poner en eje. “El cáncer te detiene en seco. Realmente te hace pensar en lo que es importante. En un segundo, la vida puede cambiar. No olvides dar las gracias por el amor y la familia. ¿De qué te sirve la vida sin ellos?”, confesó luego de someterse a un largo tratamiento de rayos.

“Fui a mi mamografía anual pensando que todo iba a estar bien. No sentí un bulto. Vieron algo sospechoso y los resultados de la biopsia lo confirmaron”, recordó sobre cómo se enteró de su enfermedad. Sin dudas, ese inesperado mazazo la hizo replantearse lo verdaderamente importante de la vida. “El miedo invadió todo mi ser. Existe ese momento en que tu mundo deja de girar y pensás: ‘Guau, tengo dos hijos’. Por suerte mi médico me dijo que lo habíamos agarrado temprano. La detección temprana es la clave para un buen pronóstico”, advierte quien a raíz de su experiencia se transformó en la vocera de Strength in Knowing, una campaña ideada para ayudar a víctimas de esta enfermedad.

“Yo tuve amigas que habían tenido cáncer de seno y una familia de apoyo. Pero otras mujeres no tienen esa suerte. Strength in Knowing conectará a las mujeres con otras mujeres y con la información. Pueden visitar el sitio web todos los días y sentir que hay alguien allí. Eso es importante porque es bastante traumático cuando sucede algo como esto. Y la actitud es importante. No podés decir: ‘Pobre de mí’, ‘¿Por qué a mí?’ o ‘¿Por qué me pasó esto a mí?’. Debés decir: ‘La vida debe ser disfrutada. Es para ser abrazada. Es un regalo’”, expresó sobre las razones por las cuales creó esta fundación.

Su compromiso para apoyar la investigación de este tipo de enfermedades es tan grande que una parte de las ganancias de sus productos está destinada a eso. A su vez, Jaclyn da charlas sobre su experiencia para aportar su granito de arena y generar consciencia social. “Hay un vínculo inmediato cuando conocés a una mujer que está pasando por lo mismo que vos”, asegura. Pero eso no es lo único. En 2010, participó del documental 1 a minute, en el que se narra la crónica del diagnóstico y tratamiento de algunas sobrevivientes y en el que intervienen actrices de diferentes partes del mundo como Bárbara Mori, Olivia Newton-John y Diahann Carrol, entre otras.

El cáncer y el fallecimiento de su madre parecen haber cambiado sus parámetros de qué es importante y que no en la vida. “Todo en mi vida es poco comparado con el cáncer. Si siento que no puedo manejar algo, rechazo las cosas”, advierte quien no importa lo ocupada que esté, diariamente se toma unos minutos para jugar con sus perros o para rezar una oración. “Son los pequeños momentos que aprovecho. Tenés que hacer algo por vos mismo todos los días, o te enojarás en la vida”, aconseja.

Contrariamente a las predicciones de quienes aseguraban que al involucrarse en el mundo de los negocios su carrera artística iba directo al fracaso, el nombre de Jaclyn Smith sigue vigente, ya sea por sus intermitentes participaciones en TV (Hope & Faith (2004), La ley y el orden (2010) y CSI (2012)), como por su rol como activista en distintas causas sociales o por sus diseños en el mercado que le permitieron acercarse al público desde otro lado.