Tomorrowland, el mejor festival de msica electrnica del mundo, agota en apenas una hora sus viajes globales

Actualizado

La cita, que reúne a los DJ más importantes, tendrá lugar a finales de julio, en dos fines de semana: desde el 21 al 23 y del 28 al 30 en Boom (Bélgica).

Imagen del MainStage o escenario principal del festival más importante del mundo en su edición de 2022.
Imagen del MainStage o escenario principal del festival más importante del mundo en su edición de 2022.Tomorrowland

Tomorrowland es como ir a Disney, un parque temático para adultos con todos los artistas más importantes y que más gustan bajo el mismo cielo. No hay palabras para describir lo que se siente, por mucho que te lo cuenten o lo que puedas ver a través de redes sociales”. Así se expresa, tras conseguir entradas para 2023, un seguidor incondicional español del considerado mejor festival de música electrónica del mundo, seguido quizá del Ultra de Miami.

En apenas una hora, y con el servidor y la web caída desde horas antes, los packs globales con viaje incluido (global journey) que se han puesto a la venta para la nueva edición de 2023, literalmente, han volado. España ha sido uno de los primeros países en alcanzar el agotado (sold out). Desde las opciones más económicas, por alrededor de mil euros, que incluyen los vuelos a Bruselas (Bélgica) y transfers del aeropuerto al festival, en Boom, la entrada para los tres días, acceso a una fiesta de apertura y alojamiento en el camping llevando una tienda de campaña propia, a las de precio más elevado, sus Montagoe Ensuite, por 3.025 euros por persona.

CURIOSIDADES DEL FESTIVAL

Ni la cuesta de enero ni la inflación han minado las ilusiones de las alrededor de 600.000 personas de diferentes partes del mundo que cada año acuden a una cita por la que pasan algunos de los DJ más importantes del mundo. A excepción de la isla de Ibiza, famosa por su fiesta, resulta complicado reunir en un mismo escenario a artistas del caché de Tïësto, Calvin Harris, Martin Garrix, David Guetta o Armin van Buuren, entre muchos otros nombres.

Para hacerse una idea de lo que mueve Tomorrowland bastan algunos datos facilitados por la organización del propio festival. Según Bjorn Declerck, de producción, se emplea a unas 12.000 personas, y de ellas hay 200 dedicadas exclusivamente a la creación de contenido. El MainStage o escenario principal requiere una inversión de cinco millones de euros y cambia cada año, como la temática del propio festival. Los músicos cuentan con una “ciudad” para ellos, donde pueden descansar. Se retransmite en directo y tiene emisora de radio propia en las instalaciones, además de un periódico diario donde se informa sobre cada jornada del festival.

En cuanto a la seguridad, además de la privada, hay policía y equipo de meteorología ante las posibles inclemencias del tiempo. Incluso los drones aéreos controlan cada metro cuadrado. Pese a ser una producción “carísima”, expresa Declerck, unas 38.000 personas deciden invertir sus ahorros o pasar sus vacaciones en DreamVille, el poblado del festival que aloja en un camping a los no belgas. Porque la mitad de las entradas son para los autóctonos. Y el resto se reparten entre los cinco continentes, con acceso preferente para los 20 primeros de cada país. Resulta curioso como, por ejemplo, Australia está en el top 10 de nacionalidades más frecuentes en Tomorrowland.

LA EDICIÓN DE 2023

Tras dos años de parálisis debido a la pandemia, que compensó a todos los usuarios con entrada de 2020 en un fin de semana extra en 2022, este año regresa el formato tradicional de este fenómeno mundial que aúna fiesta, diversión y felicidad con coloridos escenarios de cuento, fuegos artificiales y el hermanamiento de los pueblos bajo el lema Live Today. Love Tomorrow. Unite Forever (Vive Hoy. Ama Mañana. Unidos para Siempre). Rocambolescos disfraces, estilismos únicos, peinados festivaleros con trenzas y coronas de flores al más puro estilo Coachella, banderas de 200 estados… Pasearse por el recinto es un ejercicio de poderío visual sin igual. Magia y fantasía.

Llama poderosamente la atención la enorme entrega y organización de locales que dan la bienvenida a los extranjeros con banderas en las ventanas de sus casas. Y también en el interior del propio festival, donde cuentan con puestos de comida de distintas partes del globo para agradar a todos los paladares. Hasta hay una botella creada ex profeso para Tomorrowland, Solo Vida, entre el propio festival y la catalana Vallformosa, que riega las barras. En las casetas se alquilan baterías portátiles para cargar el smartphone y poder compartir todo en las redes sociales y hasta tienen personas contratadas para perfumar las axilas en baños que incluyen DJ. Sin duda, un evento único en el mundo que volverá a repetir éxito y, con total seguridad, seguirá creciendo en números y dimensión.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

We want to give thanks to the author of this write-up for this remarkable web content

Tomorrowland, el mejor festival de msica electrnica del mundo, agota en apenas una hora sus viajes globales