Adele confiesa que dejó una de sus más grandes adicciones: “Es más difícil que dejar el cigarro”




Adele reveló recientemente que está dejando una adicción que la acompañó por bastante tiempo.

La cantante contó que reveló haber dejado de tomar café, una decisión que ella misma describió como “más difícil que dejar el tabaco“.

Más complicado que dejar de fumar

En una reciente entrevista con el medio The Sun, Adele contó que hace poco tomó la decisión de dejar la cafeína.

Esta semana decidí dejar de tomar café y he tenido migraña toda la semana. Tuve un dolor de cabeza terrible durante dos días porque me lo corté. Mi cabeza estaba latiendo” expresó la cantante. “Era como si hubiera un taladro dentro de mi cabeza. Era mucho”

Para Adele, lo de dejar el café fue un desafío. “Fue más difícil que dejar de fumar, más difícil que cuando quieres dejar de beber. Estoy disgustada por lo que son estos síntomas de abstinencia. No me voy a rendir ahora” expresó.

Además reveló la estrategio que tomó para dejar el café: “Tomé unos 25 cafés descafeinados ayer tratando de engañar a mi cerebro para que pensara que estaba tomando café “.

Ella le dijo a los fanáticos en su residencia de Las Vegas: “La cafeína y la adrenalina deben ser lo mismo porque en el momento en que subí al escenario y todos comenzaron a cantarme, mi dolor de cabeza desapareció un poco.”

“Un agradable alivio. Así que, si me ven temblando, no se preocupenagregó Adele frente a su audiencia que la sigue en su extensa residencia en Las Vegas.

“No se preocupen”, dijo asegurándole a la audiencia que está bien. “También he estado tratando de arreglarlo con azúcar. Cené dos piezas de pastel de manzana esta noche. Comí eso en lugar de comer mi cena normal” dijo la cantante.

Adele volvió al Coliseo en el Caesars Palace después de un descanso de un mes entre medio de sus shows de Weekends with Adele en Las Vegas. Su residencia durará hasta noviembre de este año.



We would like to thank the writer of this write-up for this awesome web content

Adele confiesa que dejó una de sus más grandes adicciones: “Es más difícil que dejar el cigarro”