22 años sin Layne Staley: crónica de una muerte anunciada | The Metal Circus

La muerte de Layne Staley no fue repentina. El trágico final del cantante de Alice in Chains, a la temprana edad de 34 años, fue el resultado de años de lucha contra una severa adicción a las drogas.

La muerte de Layne Staley: una tragedia inevitable

La muerte de Layne Staley no fue repentina. El trágico final del cantante de Alice in Chains, a la temprana edad de 34 años, fue el resultado de años de lucha contra una severa adicción a las drogas y un progresivo alejamiento de todo su entorno que terminó con el cantante solo, desgarradoramente enfermo y, en última instancia, muerto.

«Sé que estoy cerca de la muerte,» dijo Staley en una entrevista desgarradora hacia el final de su vida. «Consumí crack y heroína durante años. Nunca quise terminar mi vida de esta manera. Sé que no tengo oportunidad. Es demasiado tarde.» Y sus palabras estaban cargadas de razón.

Trágicamente, la sobredosis de Staley en su apartamento de Seattle en abril de 2002 sorprendió a pocos que lo conocían. Tras alcanzar la fama con Alice in Chains en la década de 1990, las adicciones de Staley se hicieron bien conocidas. No solo escribía frecuentemente sobre el uso de drogas en su música, sino que las marcas de pinchazos en las manos de Staley fueron documentadas públicamente en un artículo de Rolling Stone en 1996. Además, los fans de Alice in Chains habían observado cómo las adicciones de Staley separaron a la banda. Después de separarse en 1994, y luego reconciliarse, Staley dejó el grupo en 1996 mientras estaban de gira con KISS, la banda favorita de los miembros del grupo. 

Lentamente se hundió en una vida de soledad. Circulaban rumores de que Staley se mantenía aislado, su vida en el escenario largamente olvidada, mientras jugaba videojuegos solo en su apartamento de Seattle. Allí en soledad continuó consumiendo drogas hasta tal punto que otros músicos de Seattle comentaron públicamente que se mantenían alejados de él debido a su «estilo de vida». Poco a poco perdió contacto con sus amigos, compañeros de banda y familia, convirtiéndose el estrella de rock en un recluso.

Para 2002, Layne Staley pasaba tanto tiempo solo que tomó semanas para que alguien se diera cuenta de que había sufrido una sobredosis y había muerto.

Los orígenes de Layne

Nacido el 22 de agosto de 1967, Layne Thomas Staley quería  ser una estrella de rock desde muy joven. Su deseo era doble. Cuando Staley tenía 12 años, Rolling Stone informa que hizo una conexión fatídica entre el sexo, las drogas y el rock. Y MTV reportó en 2003 que Staley también albergaba la esperanza secreta de que si se hacía famoso, su padre —que abandonó a la familia cuando Layne tenía siete años— podría regresar. Al final, como muchos, Staley buscaba en ser estrella del rock la validación de la que carecía en otros ámbitos vitales. 

En la secundaria, Staley pasó de tocar la batería a cantar. La música proporcionaba una escapatoria a la ansiedad continua de la vida adolescente, y Staley continuó actuando con varios grupos después de graduarse. Hasta que en 1987 se cruzó con el guitarrista Jerry Cantrell. Antes de que pasara mucho tiempo, su grupo creció para incluir a Mike Starr en el bajo y a Sean Kinney en la batería. Con eso, nació Alice in Chains.

La banda disfrutó de un ascenso rápido, aunque a veces problemático. Se transformaron de glam-metal a grunge (lo que generó algunas comparaciones desfavorables con Soundgarden) y formaron paulatinamente una base de fanáticos con sus históricos álbumes “Facelift”(1990) y “Dirt” (1992).

Grietas en la estructura

Las grietas comenzaron a formarse en el grupo hacia 1994, causadas en gran parte por la adicción a las drogas de Layne Staley. La fricción entre los compañeros de banda llegó a un punto crítico ese verano, cuando Staley —quien acababa de estar en un centro de rehabilitación— llegó a los ensayos drogado.

La banda se separó durante seis meses, solo para reconciliarse en 1995 y lanzar su álbum “Alice in Chains”. Pero la adicción a las drogas de Staley era clara para cualquiera que prestara atención. En un perfil de la banda de 1996, Rolling Stone describió «marcas de pinchazos rojas y redondas desde la muñeca hasta los nudillos de la mano izquierda de Staley,» y agregó, «como cualquiera que sepa algo sobre drogas intravenosas puede decirte, las venas en las manos se usan solo después de que todas las otras venas ya no son útiles.”

Que Staley consumiera drogas no era un shock —Alice in Chains tenía múltiples canciones sobre la heroína— pero la profundidad de la adicción de Staley se estaba haciendo rápidamente evidente. Como Staley le dijo a la revista: «Cuando probé las drogas, eran jodidamente geniales, y me funcionaron durante años, y ahora se están volviendo contra mí —y ahora estoy caminando por el infierno”.

En los siguientes seis años, su adicción a las drogas solo empeoraría —llevando a la muerte de Layne Staley en abril de 2002.

En el pozo negro de la adicción

Si bien la banda se reconcilió en 1995, su reunión no duró. En 1996, Layne Staley sufrió una sobredosis después de que la banda actuara como teloneros de Kiss. Después de eso, más o menos desapareció por donde había venido.

Periódicamente resurgía para trabajar con Alice in Chains —que nunca se disolvieron oficialmente— pero Staley pasó la mayor parte de su tiempo solo en su apartamento de Seattle, luchando contra la adicción y la pérdida. En octubre de 1996, su exnovia Demri Parrott murió de una sobredosis de drogas. Se dice que el cantante estaba tan devastado por su muerte que fue puesto bajo vigilancia suicida.

Staley se volvió cada vez más recluso. Para 1999, Far Out Magazine informa que vivía con «una dieta de heroína, cocaína y el suplemento alimenticio, Endure.» Se alejó de amigos y familiares, para frustración de sus excompañeros de banda.

«Llegó a un punto en que se encerró, tanto física como emocionalmente,» recordó Kinney. «Seguí intentando hacer contacto… Incluso si conseguías entrar en su edificio, no iba a abrir la puerta. Llamabas, y no respondía. No podías simplemente patear la puerta y agarrarlo, aunque hubo tantas veces que pensé en hacer eso. Pero si alguien no se ayuda a sí mismo, ¿qué puedes hacer tú?

Las cosas también se agriaron entre Staley y Starr, quien supuestamente salió furioso del apartamento de Staley después de que Staley amenazara con terminar su amistad si Starr intentaba ayudarlo.

Una muerte que era cuestión de tiempo

A medida que se acercaba la muerte de Layne Staley, parecía saber que desesperadamente necesitaba ayuda. Simplemente no parecía creer que alguien pudiera ayudarlo.

«Sé que me estoy muriendo,» le dijo a la periodista argentina Adriana Rubio en una entrevista en 2002, según Far Out. «No estoy bien.» Staley comparó su consumo de drogas con cómo un diabético necesita insulina, y le contó a Rubio cómo las drogas habían devastado su cuerpo.

«Mi hígado no está funcionando y estoy vomitando todo el tiempo y cagándome encima,» dijo. «El dolor es más de lo que puedes soportar. Es el peor dolor del mundo. Tener el mono hace que te duela todo el cuerpo.»

Solo unos meses después de hablar con Rubio, Layne Staley murió el 5 de abril de 2002. Pero se había convertido en tal recluso que nadie se dio cuenta. De hecho, nadie se habría dado cuenta en absoluto si no fuera por el contable de Staley, quien dio la alarma después de que no se retirara dinero de la cuenta de Staley durante dos semanas.

El 19 de abril, la policía fue al edificio de Staley. Seattle Weekly informó en 2006 que encontraron a Layne Staley sentado erguido en su oscuro apartamento cerrado, rodeado de manchas de heroína y parafernalia de drogas. El cantante solo pesaba 39 kilos y tenía una jeringuilla completamente cargada en su mano.

A la edad de 34 años, el cantante de Alice in Chains estaba muerto.

We wish to thank the writer of this post for this remarkable web content

22 años sin Layne Staley: crónica de una muerte anunciada | The Metal Circus