¿Por qué Netflix y otras plataformas no filman más en el Perú? El problema y reto del audiovisual peruano

¿Cómo es que Eiza Gonzales tiene un viaje frustrado al Perú? ¿Por qué Michael Bay tuvo que insistir tanto para grabar “Transformers” en Machu Picchu? ¿Netflix volverá a filmar en Puno después de “”? Pero, sobre todo: cuándo el Perú, además de ser uno de los destinos favoritos de los turistas, también se convierta en locación cinematográfica para , y ubicará al sector audiovisual peruano en el sitial que ya vienen peleando otros países de la región. La respuesta está en dos urgencias, que este mercado nacional aún no alcanza: una Comisión Fílmica e incentivos tributarios.

MIRA: “Transformers” en Perú: ¿Puede esta saga transformar al país en el corazón cinematográfico de Latinoamérica?

Una Comisión Fílmica es un equipo de trabajo que apoya a una productora extranjera en su llegada y rodaje al país para que lleve a cabo su proyecto sin contratiempos; además, tiene un presupuesto asignado para comandar la promoción de locaciones fílmicas nacionales y gestionar el acceso de estas empresas cuando las utilicen. Los incentivos fiscales son devoluciones de dinero, exoneraciones y otros beneficios financieros que las empresas audiovisuales como Netflix y Amazon buscan cada vez que quieren filmar en un territorio. La primera también posiciona al país como un gran set de rodaje y los segundos son mecanismos atractivos para las grandes productoras en América Latina.

Proyecto Inversión promedio Inversión solo en viajes, transporte, hospedajes y catering
Major Film (gran proyecto) $ 220 M $ 14.52 M
Mid Budget Film (proyecto de mediano presupuesto) $ 20 M $ 2.38 M
Low Budget Film (proyecto de bajo presupuesto) $ 6 M $ 1.6 M
High-end TV series (importante serie de televisión de nueve episodios de media hora) $ 70 M $ 3.43 M
Mid-Budget TV Series (importante serie de televisión de presupuesto medio de cuatro episodios de una hora de duración) $ 13 M $ 2.9 M

Es posible que una prestigiosa productora demande 220 millones de dólares de inversión en un proyecto gigante, según el estudio del 2020 “″. De ese presupuesto, en transporte hacia y dentro de la localidad de grabación, en hospedaje y catering que se contrata de empresas locales, la compañía audiovisual invierte 14.5 millones de dólares. Y solo se trata de una producción. ¿Cuántas podría haber al año en el Perú? Una pregunta pendiente. Pero, debido a que no existen mecanismos atractivos ante los ojos de las empresas audiovisuales de fuera, muchas veces otras regiones se llevan a los peces más gordos.

Un ejemplo. Miguel Valladares, CEO de Tondero, la productora peruana que trabajó junto a Paramount y Telemundo Global Studios, visitará Cusco esta semana, donde realizará el scouting para una próxima cinta con otra productora internacional importante, que por ahora mantiene contrato de confidencialidad y no se puede mencionar su nombre.

“Es una película de estas sagas de las más importantes en el mundo que quieren venir a Perú. Vamos a rodar algunas cositas muy particulares, pero todo el resto lo van a rodar en Colombia, cuando debió rodarse en Perú la película completa. Lamentablemente, no lo están haciendo, porque no existen incentivos fiscales en el país para atraerlos. Entonces, lo que han hecho es falsear Perú en Colombia, y solo van a grabar aquí algunos exteriores. Eso nos deja fuera de competencia a todas las productoras peruanas frente al mercado internacional”, dijo Valladares a Saltar Intro.

“Uno de los grandes problemas que enfrentamos las productoras locales para atraer a las grandes producciones internacionales hacia el Perú es la falta de incentivos económicos por parte del Estado, ya sea a través de créditos tributarios o devoluciones de gastos”, dice a Saltar Intro la directora y productora peruana de cine Ani Alva Helfer.

De acuerdo con la “” de 2016, existen al menos seis incentivos fiscales y no fiscales para la producción audiovisual, como el crédito tributario, los reembolsos, los programas de préstamos, entre otros. Pero, en 2020, el Ministerio de Cultura impulsó sin éxito un donde se proponía principalmente dos modalidades de incentivo para las inversiones extranjeras: el cash rebate (reembolso en efectivo) y el tax credit (crédito fiscal). Con foco en la segunda.

Cash rebate Tax credit
Devolución de gastos en efectivo a la productora extranjera La productora extranjera recibe un crédito a favor de lo invertido

Cash rebate. “Una opción es que (…) algunos Estados te devuelven el dinero de tu inversión (como productora), algo que posiblemente sea difícil de implementar en Perú. O sea, tú, productora, gastaste en bienes y servicios aquí, compraste gaseosa para el equipo técnico, 100 dólares, y yo, Estado, te devuelvo en dinero. En Europa, gastas una gran cantidad y siendo extranjero, porque no eres domiciliado, no deberías pagar el IGV. Te devuelven el IGV y te lo dan en dinero. En el aeropuerto. Eso pasa ahorita. Es una figura que en el Perú no existe con tanta claridad”, comenta Santiago Alfaro, exdirector general de la Dirección General de Industrias Culturales y Artes de la Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios (DAFO).

Tax credit. “El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en general, tiene como política no fomentar las exoneraciones. En este caso, el mecanismo de crédito fiscal es bastante particular, porque sería para no domiciliados. La opción es que tú, productora, certifiques. ‘Mira, con estas facturas he gastado 100 dólares’, entonces yo como Estado te voy a decir ‘ya, te voy a dar un crédito fiscal de 25 dólares, que lo puedes transferir a una empresa nacional’. Entonces, esos 25 dólares lo transfieres a otra compañía peruana, esta lo pasa como gasto, y ya paga menos impuesto a la renta. Así funciona, porque es claro que una extranjera no tiene que pagar ese impuesto”, agrega Alfaro.

Por ahora, muy particulares beneficios financieros se dan por medio de convenios o acuerdos para las coproducciones de proyectos peruanos con otros países latinoamericanos, según informó a Saltar Intro la actual directora general de la Dirección General de Industrias Culturales y Artes de la Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios (DAFO), Laura Martínez.

“El niño probeta” (2019) es una co-producción entre Atefilms CIA (Ecuador) y Cinelibre Producciones Fdez. & Asociados (Perú), que se pudo realizar gracias al convenio entre ambos países en el marco del programa Ibermedia. El total de proyectos beneficiarios de Perú el año pasado, como país mayoritario, sumó más de 301 mil dólares. Otros países con los que el Ministerio de Cultura (MINCUL) sostuvo acuerdos para rodajes de coproducciones son Argentina, Bolivia, Cuba, Chile, México, Portugal, Venezuela, Brasil, Colombia, Costa Rica, España, Nicaragua, Ecuador, Panamá, Paraguay, Uruguay, República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, El Salvador y Honduras. Aunque el hecho abre el marco de acción, muchos de los proyectos aún son de bajos y medianos presupuestos.

“El Perú no cuenta con una Comisión Fílmica, que podría otorgar esos incentivos tributarios y estímulos económicos directos. Hay que volver atractivo el Perú”, sostuvo Laura Martínez.

En la página web “”, hay fotografías en miniatura de lugares peruanos como la Ciudad del Cusco o el Complejo Turístico de Quistococha (Iquitos) que la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (Promperú) presenta desde hace algunos años para promocionar el país como locación (o locaciones) de rodaje.

“Una empresa viene a filmar y tiene que tener todo este escenario, pero también es importante ver otras cosas fuera de la grabación que pueda encontrar. No sé, para sus taxis, o facilidades de gastronomía, el turismo, los hoteles, entonces es importante para el staff dónde va a filmar. Eso también ofrece el país. Lo que sí, es que el Perú está trabajando, somos conscientes, dar ventajas adicionales, sobre todo, temas tributarios”, afirma Amora Carbajal, la presidenta ejecutiva de la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (Promperú).

Tomando en cuenta que las grandes productoras son exigentes. Mientras una productora en el Perú pueda necesitar una persona para una sola gestión, por ejemplo, del departamento de maquillaje de una película, Hollywood necesitará 10 más, con el objetivo de cumplir la misma tarea. De esto es consciente España, donde no solo existe una que asiste y comanda la entrada de mega-producciones al país, sino que, entre algunas de las 17 comunidades autónomas, las regionales y los municipios, también participan en la tara.

El viceconsejero de Cultura y Turismo de España, Daniel Martínez, habló con Saltar Intro acerca de un país donde existe un 30% de beneficios fiscales hasta una inversión del primer millón de euros. Es una industria que sobrevive con varias comisiones fílmicas, cada una con diferentes incentivos tributarios. En Canarias, por ejemplo, la deducción asciende al 50% del primer millón de euros, y al 45% superando esa cantidad hasta máximo 10 millones de euros por proyecto. Pero, en Navarra, alcanza el 35% en una “modalidad mixta de devolución de impuestos”, que también incluye crédito fiscal, según información de . Pero, además, el sector audiovisual compite con el seductor 30% de reembolso en efectivo de la comisión de Francia, , y otros incentivos europeos, como los de Reino Unido o Portugal.

Hay que pensar que esto es una actividad empresarial pura.

Redacción EC, Daniel Martínez, viceconsejero de Cultura y Turismo de España

Redacción EC,

Es verdad que una Film Comission es una herramienta útil, pero hay que pensar que esto es una actividad empresarial pura. Son varias (comisiones españolas) y cada una recibe una inversión. Hay tres factores decisivos para atraer producción audiovisual a cualquier mercado, hablando de grandes producciones. La conectividad (1), los servicios suficientes (2) y los beneficios fiscales (3) están generando un incremento muy notable de todo ese mercado en España”, apunta Daniel Martínez.

898 mil millones de dólares en inversión y 10.600 empleos en la realización de 39 proyectos

Redacción EC, Economía Naranja – Colombia

Redacción EC,

“Número uno, la logística. Necesitas una conectividad, en términos de transporte suficiente, y ahí, pues cada lugar tiene uno distinto: aéreo, ferroviario… Lo segundo tiene que ver con los medios de producción que necesitas para cualquier proyecto importante, (…) porque ninguna gran producción se desplaza desde sus oficinas corporativas con el 100% de los técnicos que utiliza. Y lo tercero, tiene que ver con la fuente de resultados del proyecto en sí, con las facilidades fiscales”, agrega.

Otro ejemplo es Colombia. En el marco de su Política de Economía Naranja, ha trazado un plan para impulsar la industria de artes audiovisuales. Con la modalidad de , ha logrado más de 898 mil millones de dólares en inversión y 10.600 empleos en la realización de 39 proyectos que se beneficiaron de los incentivos tributarios que ofrece como industria. El país ofrece un cash rebate por postulación de entre 20% y 40% en inversión, según información de la organización . En Perú, se propuso el 20% de crédito fiscal en 2020.

Para Netflix, Colombia es “el país con mejores incentivos para la producción audiovisual en América Latina”, de acuerdo con información publicada por la . “Pálpito”, “Ritmo Salvaje”, “Goles en Contra”, “Descárate con la Azcárate”, “Juanpis Gonzáles”, “Diomedes” son algunas de las series por las que la principal marca del streaming ha apostado para filmar en ese país.

Asimismo, República Dominicana ofrece un 25% de crédito fiscal hasta ciertos gastos de 500 mil millones de dólares de parte de la empresa, como precisa la norma del . En , hay un reembolso de 25% para gastos elegibles, entre otros beneficios. Y , existe el cuaderno ATA, un “pasaporte de mercancías” para importar los equipos audiovisuales con las que las compañías cargan para filmar. En el Perú, recientemente Michael Bay y otros directores y productores de fuera ya no necesitaron entrar al país con un visado de periodista o turista, sino con la nueva “Visa del artista”. Fue un logro reciente que le facilitó la vida a Paramount y otras productoras internacionales.

En el último año, el Perú se ha perfilado como uno de los países más atractivos para el audiovisual extranjero multimillonario. Pero puede serlo aún más. Los ojos del mundo están mirando y las marcas más potentes llaman a la puerta. ¿Pero las productoras locales están listas para cuando se abra? Ojalá que sí, a pesar de los obstáculos por los cuales los gigantes tal vez no quieran pasar.

MÁS EN INSTAGRAM…

We would like to say thanks to the author of this write-up for this awesome web content

¿Por qué Netflix y otras plataformas no filman más en el Perú? El problema y reto del audiovisual peruano