´El silencio de los corderos´: monstruos, héroes y la fascinación del mal

A lo largo de la historia del cine han surgido una serie de obras maestras, que, más allá del talento del director de turno, deben su calidad a la conjunción de la entrega y creatividad de una serie de individuos, delante y detrás de las cámaras, cuyas aportaciones han transformado proyectos modestos, y sin pretensiones, en joyas cinematográficas.

Algunas de estas obras han tardado décadas en ser reconocidas y valoradas, mientras que otras han conectado ya desde el momento de su estreno, tanto con la crítica como con el público en general, para convertirse inmediatamente en una parte de la cultura popular a nivel nacional o mundial. Un ejemplo de ello sería Tiburón, de Steven Spielberg, y otro, El silencio de los corderos, ambos unidos por la fascinación que a veces sentimos como espectadores por aquello que nos intriga y nos aterroriza.

Jodie Foster dota de fortaleza, a la vez que fragilidad, a su personaje, Clarice Starling

El silencio de los corderos no fue la primera película en ahondar en la retorcida mente del Dr. Lecter, y ciertamente no fue la última. Se basó en la novela homónima de Thomas Harris, que en realidad fue el segundo libro que escribió centrado en el inquietante, a la vez que fascinante, asesino en serie, una continuación del éxito de El dragón rojo, el primer volumen de la tetralogía de Lecter.

Siendo inicialmente un modesto filme estrenado el día de San Valentín de 1991, El silencio de los corderos gradualmente obtuvo elogios generalizados de la crítica, convirtiéndose en un inesperado éxito de público y taquilla. Con Demme al mando, la película no solo fue elogiada como una obra de arte cinematográfica, sino que también tuvo un impacto duradero en Hollywood.

Las intensas escenas entre Clarice y Hannibal constituyen el corazón del filme

La película arrasó en los premios Oscar, siendo galardonada en las principales categorías: mejor película, mejor director, mejor guion adaptado, mejor actor y mejor actriz, hecho que solo había acontecido en dos ocasiones anteriores, con Sucedió una noche, de Frank Capra, y Alguien voló sobre el nido del cuco, de Milos Forman.

El filme sigue las andanzas de una estudiante de la Academia del FBI llamada Clarice Starling (Jodie Foster) a quien se le asigna la tarea de entrevistar al brillante psiquiatra Dr. Hannibal Lecter (Anthony Hopkins), que ha sido encarcelado por asesinato y canibalismo. El agente senior del FBI Jack Crawford (Scott Glenn) cree que Lecter puede tener información sobre el caso de un asesino en serie, apodado ‘Buffalo Bill’ (Ted Levine), y que Starling podría ser el cebo perfecto para conseguir la cooperación de Hannibal.

Anthony Hopkins interpreta a Hannibal Lecter, considerado el mayor villano del cine estadounidense según el AFIKEN REGAN

La película destaca por su intensa atmósfera y la profundidad psicológica de sus personajes. La interpretación de Foster como Starling es la de una mujer fuerte, inteligente pero vulnerable, que navega por un entorno dominado por hombres, mientras que el Lecter de Hopkins es a la vez escalofriante y carismático, cautivando al público con su inteligencia manipuladora. Más allá del argumento principal, creo que lo que ha convertido en un clásico a esta obra son precisamente los escasos 20 minutos en que Clarice y Hannibal comparten escena. La evolución de la relación entre ambos, así como la complejidad que ambos actores supieron dar a sus personajes, basándose en un estupendo guion de Ted Tally, y contando con la sutil puesta en escena de Demme, es lo que nos fascina y nos seduce para ver una vez más, esta modesta, pero brillante, joya del cine.

Se puede ver El silencio de los corderos por streaming en Filmin, MGM Amazon Channel y Tivify. Se puede alquilar en Apple TV, Rakuten TV, Microsoft Store y Amazon Video como descarga online.

Si te gusta ´El silencio de los corderos´ también puedes ver…

Aquí os dejo esta sugerencia de programa triple de películas con el personaje del Dr. Hannibal Lecter:

  • Hannibal, de Ridley Scott
  • El dragón rojo, de Brett Ratner
  • Hunter, de Michael Mann

También comentaros que existe un excelente documental sobre la gestación de la película y su repercusión cultural y social titulado En el laberinto: Cómo se hizo El silencio de los corderos, muy recomendable.

  • Pedro Lainez es realizador, productor creativo y profesor de la Universidad San Pablo CEU

We wish to give thanks to the author of this write-up for this remarkable material

´El silencio de los corderos´: monstruos, héroes y la fascinación del mal