Cómo Elon Musk se convirtió en el principal agente del caos en internet

Imagen de Elon Musk en un smartphone apoyado sobre logos impresos de Twitter (REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo)

Jai Pollard-Watkins se hizo fan de Elon Musk en 2014, a la edad de 10 años. Al crecer en Atlanta, estaba jugando el videojuego EpicDuel y se encontró con un personaje villano llamado Elon Musk que vestía “una armadura futurista”, dice Pollard-Watkins. Era “como Iron Man, pero con esteroides”. No le tomó mucho tiempo descubrir que este “Elon Musk” era el tributo de los diseñadores de juegos a un verdadero Elon Musk, entonces una especie de héroe del mundo de la tecnología.

Poco después, Pollard-Watkins desarrolló un interés extracurricular en astronomía, engullendo noticias sobre la compañía privada de exploración espacial de Musk, SpaceX. Era su pasatiempo solitario. “A nadie le gusta la astronomía”, dice con una sonrisa. Pero a finales de la década de 2010, sucedió algo sorprendente: los raperos comenzaron a mencionar a Musk en sus letras, y pronto los amigos de Pollard-Watkins también estaban hablando de Musk.

Ahora, “Elon Musk es ese tipo”, dice despectivamente Pollard-Watkins, de 18 años, que ahora vive en Barbados y se graduó recientemente de la escuela secundaria. Él está en todas partes. Todo el mundo lo conoce. “Él es como el Drake de los negocios”.

Musk siempre se ha diferenciado de otros magnates del software, más allá de su enfoque en el hardware y los problemas difíciles. Su imagen de inventor excéntrico influyó en la actuación de Robert Downey Jr. como Iron Man, y en 2010 hizo un cameo en Iron Man 2. Luego estuvieron sus muy publicitadas relaciones con las actrices Amber Heard y Talulah Riley y la cantante Grimes. Y, por supuesto, su ascenso hasta convertirse en la persona más rica del mundo.

Asistió a la Met Gala. Presentó Saturday Night Live. Posó con Kanye West los dos con ropa naranja.

Musk junto a Kanye West, en una imagen que el rapero compartió en Instagram
Musk junto a Kanye West, en una imagen que el rapero compartió en Instagram

Pero en los últimos cinco años, Musk pasó de ser famoso en tecnología a famoso en lo que uno podría llamar “píldora roja”. “Toma la píldora roja”, tuiteó en 2020, en referencia a la tableta en The Matrix y que se asoció con una conversión a puntos de vista de derecha. En Twitter, donde sus seguidores casi se han duplicado en el último año a poco más de 100 millones, Musk trollea al despertar y anima a otros fanáticos de la libertad de expresión de una manera que deja a uno con la duda. Pero, ¿el hombre más rico del mundo es oficialmente de derecha o lo está haciendo pour la gallerie? ¿Realmente planeó pagar 4.400 millones de dólares por Twitter o fue una broma? Aunque Musk se presentó para cancelar el trato y la junta de Twitter lo demandó para hacer cumplir la fusión, la saga ayudó a expandir la marca Elon Musk.

La mayoría de los multimillonarios tecnológicos no pueden participar en provocaciones online porque correrían el riesgo de dañar sus negocios. Y las travesuras en internet de Musk también le han costado. Fue multado por la Comisión de la Bolsa y Valores por sus tuits y algunos empleados de SpaceX firmaron una carta calificando su comportamiento público de “distracción y vergüenza”. Pero Musk ya había fomentado el culto a la personalidad a través de sus empresas, y sus tuits instintivos y sin filtro también lo ayudaron a diversificar sus seguidores en “criptohermanos”, partidarios de Trump, que lo siguen de la misma manera ferozmente como “los aspirantes” a fundadores de nuevas empresas solo por haber copiado sus hábitos de sueño.

Jack Dorsey puede pasar el rato en el yate de Jay-Z y Beyoncé, Mark Zuckerberg puede ser dueño de una parte de Hawái, Bill Gates puede tener a los líderes mundiales en su menú telefónico de marcación rápida. Jeff Bezos, propietario de The Washington Post, puede, como Musk, mezclarse con estrellas en la noche de los Oscar y tener su propia compañía de exploración espacial. Pero solo Musk tiene fanáticos que acosarían a cualquier crítico que cuestione a su rey tecnológico.

En otras palabras, Musk no es tanto una celebridad tradicional ni un influencer, un cruce apropiado para una era en la que una estrella de televisión adinerada como Donald Trump puede tuitear su camino a la Casa Blanca y los multimillonarios tecnológicos parecen pasar más tiempo en las redes sociales que en sus yates.

Elon Musk en una convención gamer en Los Ángeles, California (REUTERS/Mike Blake/File Photo)
Elon Musk en una convención gamer en Los Ángeles, California (REUTERS/Mike Blake/File Photo)

“Soy lo suficientemente mayor para recordar un cierto momento en la historia cuando los multimillonarios eran solitarios”, dice Lainey Lui, fundadora del sitio web de chismes de celebridades LaineyGossip. “La cultura en general siempre ha estado interesada en las personas muy ricas y sus vidas… ‘¿Cómo sería tener todo ese dinero? ¿Cómo lo gastan?’”. El resultado es que muchos usan su extraordinaria riqueza para comprar privacidad. Pero en lugar de seguir la ruta de Howard Hughes, dice Lui, “aquí hay un multimillonario que en realidad está corriendo hacia el calor de la fama”.

Musk, de 51 años, se hizo un nombre por primera vez en Silicon Valley a mediados de la década de 1990, cuando cofundó el sitio de guías de ciudades Zip2 (que fue comprado por Compaq por 350 millones de dólares en 1999) y el banco en línea X.com (que luego se convirtió en PayPal y fue comprado por eBay por $ 1.5 mil millones). En la década de 2000, su visibilidad aumentó cuando fundó SpaceX y se convirtió en el director ejecutivo del fabricante de autos eléctricos Tesla. A mediados de la década de 2010, después de años de lucha e incertidumbre, el éxito de Musk con SpaceX y Tesla lo convirtió en un ícono empresarial, que pareció revigorizar por sí solo el interés en los autos eléctricos futuristas y los cohetes al espacio exterior. Algo así como la materia del sueño americano.

No perjudicó que los Tesla también se convirtieran en un artículo de lujo: Lui dice que la estrella de Musk comenzó a ascender “coincidiendo con el público consumidor que miraba a los Tesla, queriendo Tesla… Tesla se convirtió en algo que tendrías por estatus”.

Busqué en Amazon “biografía de Elon Musk” y encontré varias docenas de ofertas, incluso más de lo que aparece sobre Bill Gates o Steve Jobs. Mientras tanto, en Instagram y Reddit, las cuentas de fans y los foros dedicados a Musk ahora tienen millones de seguidores.

Elon Musk durante la inauguración de una nueva planta de Tesla en Gruenheide, Alemania (Patrick Pleul/Pool via REUTERS/File Photo)
Elon Musk durante la inauguración de una nueva planta de Tesla en Gruenheide, Alemania (Patrick Pleul/Pool via REUTERS/File Photo)

Machine Gun Kelly y Tyler the Creator han mencionado a Musk en una canción; el estribillo de la canción de Lil Uzi Vert, “Neon Guts”, dice: “Más alto que Elon Musk, así que las estrellas altas comen nuestro polvo”.

Ashlee Vance, autora de la aclamada biografía Elon Musk: Tesla, SpaceX, and the Quest for a Fantastic Future, apunta a 2018 como el punto de inflexión en la celebridad de este hombre. Fue el año en que Musk fumó marihuana en el podcast Joe Rogan Experience con una remera de Occupy Mars, en el que sigue siendo el video más popular en el canal de YouTube de Rogan. Al igual que Musk, Rogan ha encontrado una audiencia rabiosa, con políticas de derecha difíciles de categorizar, que difunde información falsa sobre el Covid.

“Simplemente decidió dar rienda suelta a mucho más de su personalidad en Twitter”, dijo Vance, “y adoptar este papel: parte filósofo, parte troll”.

“Creo que eso complicó su vida y las historias en torno a los negocios de manera bastante dramática”, agrega Vance. “Se ha convertido en una figura tan polarizadora, un ícono de tipo religioso, en la que lo amas o lo odias, y no parece haber mucho espacio en el medio”.

Cada vez que sus empresas se estabilizan, Musk va y lo arriesga todo, señala Vance. Ahora parece estar desplegando la misma estrategia con su personaje y disfrutándolo. “Él siempre está tratando de superarse a sí mismo e ir más y más y más grande”. (Musk no respondió a una solicitud de comentarios para este informe).

Elon Musk en el podcast "The Joe Rogan Experience". (foto: YouTube/The Joe Rogan Experience)
Elon Musk en el podcast “The Joe Rogan Experience”. (foto: YouTube/The Joe Rogan Experience)

En 2018 fue también cuando Musk se presentó a la Met Gala con Grimes, con quien tiene dos hijos con los nombres poco ortodoxos X Æ A-Xii y Exa Dark Sideræl. También se ganó la reputación de ser adicto a los medios, prometiendo que sus empresas ayudarían en una misión para liberar a 12 niños atrapados en una cueva en Tailandia (ganando críticas por llamar a un rescatista “Pedo”) y en 2019 compartiendo una canción de hip hop con su nombre adjunto y titulada “RIP Harambe”, en referencia al difunto gorila de Cincinnati. (Más tarde se reveló que sería interpretado por el rapero Yung Jake). A principios de 2020, lanzó una pista de música electrónica en SoundCloud titulada “Don’t Doubt ur Vibe”. Ese verano, después de que Kanye West compartió una foto viral con él. Públicamente, Musk expresó su apoyo a la muy publicitada candidatura presidencial del músico.

La aparición como anfitrión de SNL en 2021 le dio otro giro en su camino al centro de la escena de la cultura pop, aunque varios miembros del elenco y el equipo expresaron su desacuerdo con la invitación. En una historia de Instagram, el miembro del elenco Andrew Dismukes escribió: “EL ÚNICO CEO CON EL QUE QUIERO HACER UN SKETCH ES CON Cher-E Oteri”. A la par, Musk abrazó los memes en redes sociales: “Quien controla los memes, controla el Universo”, tuiteó en 2020. Aunque ha molestado a los creativos por el hábito de recortar sus nombres cuando los comparte.

La popularidad online de Musk tuvo un gran impulso cuando se montó en la ola de interés en las criptomonedas a principios de 2021, dice Jason Urgo, director ejecutivo de Social Blade, una firma de análisis de redes sociales. El mismo mes en que Tesla anunció que aceptaría bitcoins, Musk comenzó a tuitear sobre otra criptomoneda, dogecoin, y su precio alcanzó un máximo. Esta aparente influencia permitió a Musk “aprovechar un mercado de personas completamente diferente”, es decir, la multitud criptográfica, dice Urgo.

Musk también obtuvo un impulso viral al insertarse en otro frenesí financiero del año pasado, cuando inversores individuales se unieron para aumentar el precio de las acciones de GameStop. Después de que la aplicación comercial Robinhood detuviera su comercio de GameStop, lo que provocó una indignación masiva, Musk asumió la causa de los comerciantes minoristas e interrogó al CEO de Robinhood en vivo a través de la aplicación de audio Clubhouse, presentándose a sí mismo como un héroe populista de estos pequeños comerciantes, siempre a altas horas de la madrugada, otra especialidad del personaje.

La cantante Grimes, con quien Musk tiene dos hijos con los nombres poco ortodoxos X Æ A-Xii y Exa Dark Sideræl. (REUTERS/Mario Anzuoni)
La cantante Grimes, con quien Musk tiene dos hijos con los nombres poco ortodoxos X Æ A-Xii y Exa Dark Sideræl. (REUTERS/Mario Anzuoni)

Twitter, sin embargo, es donde Musk publicó su famosa frase “Toma la píldora roja”. “¡Tomada!”, respondió Ivanka Trump. A pesar de parecer tener una buena relación con los demócratas durante la administración de Obama y pronunciar algunas opiniones progresistas, Musk recientemente apuntó a la izquierda y abrazó causas republicanas útiles para sus empresas, como menos restricciones frente al covid, menos regulación e impuestos más bajos. En marzo de 2020 tuiteó que “el pánico por el coronavirus es tonto” y dos meses después procedió a reabrir la fábrica de Tesla en Fremont, California, desafiando los mandatos locales. El presidente, Trump, tuiteó su aprobación.

Musk también comenzó a interactuar con cuentas de derecha, incluidas las del columnista político Benny Johnson y la web de sátira Babylon Bee, y repitió puntos de vista conservadores cuestionando los derechos de las personas trans y tuiteando que “el virus de la mente despierta destruirá la civilización”. Dijo en mayo que si compraba Twitter, revertiría la prohibición de Trump, quien fue expulsado de la plataforma debido al “riesgo de una mayor incitación a la violencia” después de que una turba de partidarios del presidente irrumpió en el Capitolio de los EE.UU el 6 de enero de 2021. Ahora, un nuevo subconjunto de estadounidenses apoya a Musk.

Sin embargo, desde que el acuerdo fracasó, y desde que Musk indicó que se inclinaba por el gobernador de Florida, Ron DeSantis (republicano), en las elecciones presidenciales de 2024, ha estado peleando abiertamente con el expresidente. Trump llamó a Musk un “bocón” en un acto partidario, a lo que Musk respondió en Twitter: “No odio al hombre, pero es hora de que Trump cuelgue el sombrero y navegue hacia el atardecer”. Trump publicó en su propia red Truth Social que, durante su presidencia, Musk acudió a él para pedirle ayuda para que sus “autos sin conductor que chocan o cohetes que van a ninguna parte” sean subsidiados. “Podría haber dicho, ‘arrodíllate y suplica’”, escribió Trump, “y él lo habría hecho”. La respuesta de Musk fue “Lmaooo” (“Laughing My Fucking Ass Off”, me haces reír el culo”).

Ciertamente, la relación de la pareja fue tranquilamente tensa por un tiempo: después de un lanzamiento de SpaceX en el Centro Espacial Kennedy en mayo de 2020, Trump habló ante una gran multitud que incluía a varios republicanos de Florida de alto perfil. Y le pidió a Musk, en el público presente, que se pusiera de pie. Pero cuando Musk recibió una ovación más ruidosa que Trump, el entonces presidente intentó cortarla: “Siéntate, Elon”.

Musk y Donald Trump, entre afinidades y desencuentros REUTERS/Jonathan Ernst
Musk y Donald Trump, entre afinidades y desencuentros REUTERS/Jonathan Ernst

En los últimos meses, Musk ha hecho caso omiso de una sucesión de escándalos. En mayo, recibió una acusación informada por Insider de que se insinuó y se expuso a una azafata (lo que él negó) con una broma grosera sobre los genitales. Cuando se supo la noticia de que engendró mellizos con una ejecutiva de su nueva empresa de implantes cerebrales, Neuralink, tuiteó: “Hago todo lo posible para ayudar a la crisis de falta de población”.

La saga de Twitter que acapara los titulares amenaza con aumentar la reputación de Musk como proveedor de provocaciones. Inicialmente se presentó a sí mismo como el iconoclasta intrépido que sacude una empresa estancada con su oferta de compra “tómalo o déjalo”. Los fanáticos estaban seguros de que estaba jugando al ajedrez 4D. Pero después de que intentó retractarse del acuerdo, quejándose de la falta de información, la demanda de Twitter argumenta que no consideró dañar la reputación de una empresa que tenía el deber fiduciario de proteger. Musk tuiteó en respuesta: “Oh, la ironía LOL”.

Aunque su número de seguidores ha aumentado, algunos ven el giro hacia la derecha de Musk como un empañamiento de su estrella frente a las audiencias masivas. El agente de libros Howard Yoon dice que los lectores inicialmente gravitaron hacia Musk porque a la gente le encanta la idea de que los genios existen, y su obsesión por salvar el planeta lo diferenciaba de otros directores ejecutivos de Silicon Valley. Dice Yoon: “Ahora es solo un guerrero cultural”.

Fuente: The Washington Post

SEGUIR LEYENDO:

We would like to give thanks to the writer of this write-up for this incredible web content

Cómo Elon Musk se convirtió en el principal agente del caos en internet