Bill Gates y Elon Musk estuvieron a punto de colaborar juntos. No lograron ponerse de acuerdo en nada

Hoy se pone a la venta la biografía oficial de uno de los personajes más polémicos de la historia reciente: Elon Musk. Su autor Walter Isaacson está desvelando algunos fragmentos de la vida de Elon Musk, como su intervención en la guerra de Ucrania, o la compra de Twitter tras la ruptura con su hija recogidos en el libro.

La biografía de Elon Musk se escribe recogiendo testimonios de amigos, enemigos y de todo aquel que ha estado relacionado con Musk, incluido el propio autor. La píldora que ha adelantado Isaacson a través de una publicación en CNBC tiene como artista invitado a Bill Gates.

Según relata Isaacson en su obra, como resultado de una de sus operaciones de compraventa masiva de acciones, el magnate tenía que dedicar unos 5.700 millones de dólares con fines benéficos por motivos fiscales, y pensaba invertirlos en una fundación que ya tenía.

Musk y Gates, que ya se conocían de antes porque Gates había llevado a su hijo a visitar las instalaciones de SpaceX aunque no eran amigos, coincidieron en un evento. Gates supo de la disponibilidad de fondos para filantropía de Musk y quiso darle algunas ideas de inversión. Al fin y al cabo, el fundador de Microsoft lleva más de dos décadas dedicado a ello y, como emprendedor en tecnología contaba con todo el respeto de Elon Musk.

La primera sorpresa para Gates fue descubrir que Musk no tenía asistente ni personal que gestionara su agenda. Lo hace él mismo, por lo que el fundador de Microsoft se sintió incómodo haciendo que su ayudante llamara al propio Musk, por lo que decidió hacerlo él mismo y acordaron verse mientras visitaban la factoría de Tesla en Austin.

Un simple paseo que terminó de la peor forma posible

La posición ecologista y conservadora de Bill Gates es de sobra conocida ya que todos los proyectos que se apoyan desde la fundación que comparte con Melisa Gates van esa dirección. Durante la visita, Gates compartió su opinión sobre la sostenibilidad en el uso de baterías en vehículos eléctricos de gran tonelaje y que la energía solar solo supondría una pequeña aportación para resolver el problema climático.

El fundador de Microsoft, obseso de los detalles técnicos, alabó el minucioso conocimiento de Elon Musk sobre cada producto y proceso de producción de la factoría, y sus logros con Starlink. “Starlink es la realización de lo que intenté hacer con Teledesic hace 20 años”, dijo Gates.

Según cuenta su biógrafo, el fundador de Tesla debió sentirse atacado de alguna forma ante las afirmaciones de su invitado, y arremetió exclamando que la filantropía era “una tontería”, y apoyaba su argumento añadiendo que sólo 20 centavos por dólar llegaban realmente a su destino. Gates, conocedor de primera mano sobre el tema, le habló de las inversiones de impacto y de la importancia de elegir bien los proyectos. A Musk pareció gustarle lo que le contaba Gates y quedaron en que se le enviaría un resumen más detallado.

Durante la conversación, y ante la posición tan comprometida con el medio ambiente que mostraba Bill Gates, el fundador de Tesla sacó la libreta de agravios y le preguntó sobre la gran venta de acciones de Tesla que Gates había hecho recientemente y que le hizo perder 1.500 millones de dólares. Algo que, según su biógrafo, había molestado a Musk. “¿Cómo es posible que alguien tan comprometido con el cambio climático, retire su apoyo a una empresa que fabrica automóviles eléctricos? Es pura hipocresía. ¿Por qué ganar dinero con el fracaso de una empresa de automóviles de energía sostenible?”, dijo Musk.

Gates, le confirmó que la retirada fue una mala decisión y le pidió disculpas cuando el fundador de Tesla le sacó el tema. El magnate de Redmond confesó a Walter Isaacson que Elon Musk había sido muy borde con él, pero que “como es muy borde con tanta gente, no hay que tomárselo como algo personal”.

Tras un primer encontronazo a cuenta de Tesla, el segundo choque llegó a cuenta de la colonización de Marte. “Le dejé que me explicara su pensamiento sobre Marte, lo cual es un pensamiento un tanto extraño”, le dijo Gates al biógrafo de Musk.

La idea de Musk es llevar a una colonia de humanos a Marte que se mantendrá a salvo en caso de guerra nuclear. Según Musk, “Estará viva después de que todos nos matemos unos a otros”. Esto impactó contra la idea de Gates de hacer todo lo posible para que eso no suceda y conservar el planeta en las mejores condiciones posibles, no darlo por perdido y huir de él.

Tras la tensa visita, Gates retomó el contacto con Musk y este le recriminó que mantenía la posición en corto con las acciones de Tesla. Al confirmarlo, Musk mostró su lado más cruel ridiculizando a Gates incluso en redes sociales. Pese a eso, el biógrafo de Elon Musk afirma que Gates fue mucho más diplomático. En una cena en Washington DC, los asistentes criticaban a Musk y el comentó “puedes pensar lo que quieras sobre el comportamiento de Elon, pero no hay nadie en nuestro tiempo que haya hecho más que él para ampliar los límites de la ciencia y la innovación”.

En el libro también se recoge la explícita opinión de Grimes, pareja de Elon Musk, sobre el encuentro con Gates: “Me imagino que fue una especie de concurso de medición de penes”.

En Xataka | Hay un motivo por el que Elon Musk está tan empeñado en SpaceX: porque aún no ha visto extraterrestres

Imagen | Flickr (Dan G, Steve Jurvetson)

We want to thank the writer of this post for this remarkable material

Bill Gates y Elon Musk estuvieron a punto de colaborar juntos. No lograron ponerse de acuerdo en nada