Bezos, Musk, Page… la carrera científica de los milmillonarios para vivir más y mejor

Aunque la única solución real para el envejecimiento es la muerte, algunas de las grandes fortunas del mundo están fichando a los mayores expertos en rejuvenecimiento para dar otra vuelta de tuerca a la posibilidad de vivir más tiempo en perfecto estado de revista. Es decir, más años pero, sobre todo, con más calidad de vida, gracias a nuevas técnicas de reprogramación celular para revertir y prevenir a cualquier edad las enfermedades y lesiones que el organismo acumula.

“En los últimos cinco años han aparecido casi 100 startups biotecnológicas dedicadas al envejecimiento, lo que da a entender el interés que está generando este campo”, explica Alejo Rodríguez-Fraticelli, Jefe de Grupo del Laboratorio de Dinámica Cuantitativa de las Células Madres del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB).

En los últimos cinco años han aparecido casi 100 startups biotecnológicas dedicadas al envejecimiento”



Alejo Rodríguez-FraticelliInstituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB)

Una de estas compañías es Altos Lab, una empresa de biotecnología de San Diego (EE.UU.) lanzada el pasado 19 de enero con un capital inicial de 3.000 millones de dólares que está utilizando, entre otras cosas, para fichar a premios Nobel como Shinya Yamanaka (sus investigaciones se centran en cómo reprogramar las células para que vuelvan a un estado embrionario) Jennifer Doudna (inventora de una técnica de edición genética) o David Baltimore (un experto que revolucionó en su día el campo de la biología molecular).

Altos Labs también está reclutando a destacados científicos europeos, ofreciéndoles sueldos propios de estrellas del deporte. Es el caso, por ejemplo, de Manuel Serrano, director de la Unidad de Envejecimiento y Metabolismo de IRB, cuyo despacho queda a pocos metros del lugar donde se celebra la entrevista.

Élite científica

Altos Labs también está reclutando a destacados científicos europeos, ofreciéndoles sueldos propios de estrellas del deporte.

Fraticelli sonríe, pero no hace comentarios, cuando se le comenta si Serrano, el jefe de su departamento, ha “rejuvenecido” después de aceptar incorporarse a finales de año a Altos Labs. Entre los inversores de esta empresa californiana figuran Jeff Bezos, el creador de Amazon quien, a sus 58 años de edad, detenta la segunda mayor fortuna del planeta, con 194.800 millones de dólares, así como Yuri Milner, de 60 años, el multimillonario ruso que ha amasado parte de su capital financiando a empresas como Twitter o Facebook. 

También Larry Page, el cofundador de Google, parece muy interesado en soplar el mayor número de velas en sus próximas tartas de cumpleaños, tras invertir en Calico (California Life Company) para luchar contra las enfermedades degenerativas a partir de la biología computacional.

Alejo Rodríguez-Fraticelli, Jefe de Grupo del Laboratorio de Dinámica Cuantitativa de las Células Madres del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona 

MASSIMILIANO MINOCRI

“Los jóvenes quieren ser ricos y los ricos jóvenes”, bromea Alfonso Galán, médico de la Clínica Neolife de Marbella, especializada en tratamientos anti-edad. “Y esto es solamente la punta del iceberg”, avisa. “Con la medicina reactiva tenemos medios para alargar la vida de quienes han sufrido una enfermedad grave, como un cáncer o un infarto. Pero cada vez tenemos más claro que la inversión ha de ser en prevención para que no ocurra ese ictus y poder detectarlo en fases tempranas”, señala este facultativo que completó su formación antiaging en EE.UU..

“Mis pacientes empiezan a saber cosas sobre los telómeros (los extremos de los cromosomas), así como conocen quién es David Sinclair”, desvela en relación a este profesor de Biología de Harvard para quien el envejecimiento es una enfermedad curable.

Los jóvenes quieren ser ricos y los ricos jóvenes y esto es solamente la punta del iceberg”



Alfonso GalánClínica Neolife de Marbella

Resulta fácil imaginar que Larry Ellison (también el creador de Oracle está vivamente interesado, a sus 77 años, en cualquier tipo de solución biológica que permita a los humanos permanecer más tiempo en sus cuerpos), Jeff Bezos, Yuri Milner, Larry Page y muchos otros millonarios, además de la posibilidad de hacer buenos negocios, ansían poder aplicarse en carne propia cualquier nuevo avance que frene el paso del tiempo.

Dietas

Comer sano, pero sin restricción calórica

Pese a tratarse de un mensaje repetido hasta la saciedad, comer menos para vivir más años solamente ha podido demostrarse que funciona en ratones, moscas, gusanos y levaduras. De hecho, no son pocos los dietistas-nutricionistas que advierten que comer poco en edades avanzadas solamente podría tener sentido en personas con sobrepeso u obesidad. Más allá de la dificultad de trasladar a los humanos los posibles beneficios obtenidos con ratones de laboratorio, una revisión publicada en noviembre de 2021 por la revista Science con el título Dietas antienvejecimiento: separar la realidad de la ficción constata que actualmente no es posible saber si las dietas de restricción calórica afectan al envejecimiento biológico de las personas. “Aunque a menudo los efectos de la restricción calórica se presentan como uniformemente beneficiosos para la duración de la vida, estos dependen en gran medida del genotipo y, en algunos casos, provocan una reducción de la supervivencia”, indica. Por este motivo, los autores recomiendan precaución hasta que los datos sean más concluyentes.

El envejecimiento, al igual que la bancarrota, ocurre de dos maneras, “lentamente al principio y luego de golpe”, escribió The New Yorker citando a Hemingway. “La forma lenta es conocida: las décadas pasan sin que se perciban apenas cambios internos. La mediana edad, por su parte, llega solamente como una ligera ralentización: un nombre que se olvida, un dolor lumbar, unos pelos blancos que salpican la frente o unas cuantas arrugas en los ojos”, proseguía el artículo. “En cambio, el camino rápido se produce como una serie de bandazos: los ojos se ocluyen, el oído disminuye, una mano tiembla donde no lo había hecho o una cadera se rompe”.

Para hacerse una idea de lo que significa envejecer de golpe, el Instituto de Tecnología de Massachusetts diseñó hace unos años un traje de “envejecimiento repentino” que incluye unas gafas amarillas (para imitar la sensación de amarillamiento del cristalino ocular que aparece con la edad); un arnés para el cuello (para recrear la disminución de movilidad de la columna vertebral); botas acolchadas de espuma (para simular la pérdida de respuesta táctil) y guantes especiales que añaden resistencia a los movimientos de los dedos.

Alfonso Galán (Neolife) opina que la medicina reactiva ayudará a pacientes que han sufrido una enfermedad grave

Alfonso Galán (Neolife) opina que la medicina reactiva ayudará a pacientes que han sufrido una enfermedad grave

Quienes han probado la vestimenta creada por el MIT para empatizar con las personas mayores, señalan que, al principio, únicamente se nota un poco de peso extra y algo menos de sensibilidad, pero que, al cabo de media hora, más o menos, el traje te dobla, te ralentiza y se vuelve exasperante, hasta el punto de que cada pequeño movimiento implica concentrarse tanto que parece interrumpir el flujo de la vida.

En vista de ello, decenas de empresas privadas investigan en la actualidad cómo aliviar el paso de los años, en vista de que en 2050 una de cada seis personas tendrá más de 65 primaveras (es decir, un 16% de la población mundial, en lugar del 9% de 2019). 

Aunque resulta emocionante especular con la posibilidad de alargar la vida, lo más probable será poder mejorar la calidad de vida en la tercera edad”



Alejo Rodríguez-Fraticelli

A juicio de Fraticelli, los avances acaecidos desde el año 2010 en la reprogramación celular, así como un mejor entendimiento de los mecanismos epigenéticos, han conseguido que muchos científicos ya no esbocen una mueca escéptica al referirse a la eventualidad de prolongar la existencia.

“Aunque como pregunta biológica resulta emocionante especular con la posibilidad de alargar la vida, el resultado más probable de estas investigaciones será poder mejorar la calidad de vida en la tercera edad. También ofrecerá una solución distinta a aquellos a los que posiblemente dentro de 20 años podamos curarles un cáncer, y así evitarles complicaciones cardiovasculares o neurodegenerativas”, explica Fraticelli.

Jennifer Doudna trabaja para Altos Labs y ha ideado una técnica 
de edición genética

Jennifer Doudna trabaja para Altos Labs y ha ideado una técnica
de edición genética

Kimberly White

“Muchos tejidos y órganos degeneran con la edad, principalmente por defectos en las células madres. A ello es a lo que se busca remedio, pero la solución será muy diferente a curar un cáncer”, recalca este biólogo celular que anteriormente rastreaba en Boston (EE.UU.) linajes celulares en el sistema hematopoyético (allí donde se genera la sangre) en la Harvard Medical School.

Desde que Shinya Yamanaka obtuviera el premio Nobel de Medicina en 2012 al establecer las normas para reprogramar células adultas, la palabra antiaging ha adquirido una dimensión totalmente nueva, y no solo en Silicon Valley. Yamanaka señaló que bastaban solamente cuatro genes para que las células adultas volvieran a un estado similar al de las células embrionarias, siendo estas capaces de formar luego cualquier tejido “a la carta”. La primera ventaja es que, al tener los mismos genes que el potencial portador, se evita la posibilidad de un rechazo.

Los estudios

Tener amigos, el mejor seguro de vida

Hace 84 años, un grupo de científicos comenzó a rastrear la salud de 268 estudiantes de segundo año de Harvard con la intención de hallar pistas que les ayudaran a ser más longevos. Se trata de uno de los estudios más prolongados de la historia sobre la vida adulta. Pues bien, tras estudiar las trayectorias de los participantes, incluidos sus triunfos y fracasos, la investigación ha dejado algunas lecciones sorprendentes. “Cuidar de tu cuerpo es importante, pero cuidar de tus relaciones también es una forma de autocuidado. Esa, creo, es la revelación”, ha manifestado Robert Waldinger, director de la investigación y psiquiatra del Hospital General de Massachusetts. “Las relaciones cercanas, más que el dinero o la fama, son las que mantienen a las personas felices durante toda su vida. Los lazos afectivos protegen a las personas de los descontentos de la vida, ayudan a retrasar el declive mental y físico y son mejores predictores de la longevidad que la clase social, el coeficiente intelectual o incluso los genes”, señaló Waldinger en 2017 en The Harvard Gazette.

Ello podría revolucionar a medio plazo la medicina regenerativa. Por ejemplo, “en caso de que el páncreas no funcione correctamente se puede intentar aprovechar estas células que son capaces de proliferar para promover su regeneración”, detalla Fraticelli. Al envejecer cada órgano a una velocidad distinta, la regeneración celular se aplicaría allí donde hiciera más falta: que la sangre está vieja, regenerémosla con células jóvenes (algunos estudios recientes señalan que el envejecimiento acelerado de la sangre es suficiente para que envejezca todo el organismo); que los músculos comienzan a estar débiles, pues reconstituyámoslos para dejarlos como nuevos, etc.

“Pero esto no es lo nuevo”, aclara Fraticelli. “Lo revolucionario es la posibilidad de rejuvenecer epigenéticamente, es decir, de cambiar la memoria a las células envejecidas”, prosigue. “Hasta hace poco, sabíamos que esto ocurría, pero desconocíamos cuáles eran las llaves capaces de conseguirlo. Lo sorprendente de los nuevos descubrimientos es que, para lograrlo, lo único que hay que hacer es aplicar la misma reprogramación de Yamanaka, pero de forma parcial. Esto fuerza a las células, de alguna forma que todavía no entendemos, a que olviden esta memoria de envejecimiento y devolverlas a un estado en el que todavía ejecuten las funciones de un tejido joven, esto es lo nuevo”, matiza. No obstante, la posibilidad de encontrar algo así como una pócima que rejuvenezca el cuerpo de arriba a abajo se antoja a día de hoy una quimera.

Sandra López (Fisabio) sostiene que podemos alargar la vida unos 10 años con una buena dieta a partir de los 20

Sandra López (Fisabio) sostiene que podemos alargar la vida unos 10 años con una buena dieta a partir de los 20

Aunque hasta hace poco tiempo estos experimentos se diluían como un azucarillo en agua al realizarse en mamíferos, recientemente los investigadores han conseguido aplicar la reprogramación parcial a ratones vivos, logrando en algunos casos crear tejidos más jóvenes. Ahora bien, en función del grado de reprogramación, algunos desarrollaron teratomas, es decir, tumores de origen embrionario. “Será clave, a partir de ahora, entender mejor este proceso para desarrollar métodos más seguros cuando borremos las memorias de envejecimiento”, adelanta Fraticelli.

Por su parte, otra startup de Harvard, Rejuvenate Bio, está intentando revertir el envejecimiento en perros. Su objetivo es detener enfermedades cardiacas mortales que suelen ser comunes en la raza spaniel mediante tratamientos que, en el supuesto de funcionar, podrían aplicarse a los humanos.


Lee también

Antonio Ortí

A woman sitting under a birch tree writes in a book on September 24, 2008 at the Tiergarten park in Berlin. Autumn brought a sunny day with temperatures up to 17 degrees Celsius to the German capital.     AFP PHOTO    DDP/THEO HEIMANN    GERMANY OUT (Photo credit should read THEO HEIMANN/DDP/AFP via Getty Images)

No obstante, se trata de una posibilidad lejana, a diferencia de la ansiedad antienvejecimiento que comienza a aflorar en el Primer Mundo. Dado que el envejecimiento empieza al nacer, dicen los investigadores, las personas deberían empezar a cuidarse desde muy jóvenes. Uno de sus consejos es cuidar del cuerpo como si se fuera a necesitar durante cien años, porque es posible que ocurra. Con todo, buena parte de los esfuerzos de los dream teams científicos que están surgiendo en Silicon Valley parecen encaminarse a poder estar con 70 años con la misma vitalidad que antiguamente con 50.

En el momento presente, hay abiertas algunas líneas de investigación sugerentes. Fraticelli señala que el IRB, por ejemplo, está trabajando con el envejecimiento de la sangre. “Estamos usando células jóvenes para rejuvenecer no solamente la sangre, sino los tejidos periféricos”, explica. “Hay que tener en cuenta que la sangre, cuando envejecemos, tiene un papel preponderante, ya que está por todos lados, en las células que transportan oxígeno, en el sistema inmune, en los tejidos…”

Shinya Yamanaka descubrió las normas para poder reprogramar células adultas

Shinya Yamanaka descubrió las normas para poder reprogramar células adultas

Dani Duch

Por su parte, Sandra López, doctora en Biomedicina y Biotecnología, así como investigadora de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio) viene de publicar un artículo sobre un estudio publicado en febrero de 2022 por investigadores de la Universidad de Bergen (Noruega) que sugiere que un cambio en la dieta podría alargar la vida. (9)

“La principal conclusión –explica esta investigadora castellonense desde Módena (Italia)– es que introducir pequeños cambios en la alimentación, siempre que se mantengan durante un tiempo, pueden mejorar la salud y, posiblemente, alargar la vida”. Pero…¿cuánto más? “Hasta una década si comenzamos en nuestra juventud, con 20 años. Pero incluso comenzando con 80 años es posible ganar tres años y medio de vida, siempre y cuando los cambios se mantengan una década”, contesta.

Introducir pequeños cambios en la alimentación, si se mantienen durante un tiempo, pueden mejorar la salud y, posiblemente, alargar la vida”



Sandra LópezDoctora en Biomedicina y Biotecnología

Aunque pueda extrañar, la recomendación general no es ingerir más fruta y verdura, ya que su consumo no es tan bajo en España (y en otros países occidentales) como el de legumbres, cereales integrales y frutos secos, razón por la que los investigadores recomiendan enfatizar su consumo. Otros grupos de alimentos estudiados podrían tener un efecto más bien neutro. 

Es el caso de la carne blanca, el huevo y los aceites vegetales, que no parecen tener efectos relevantes en la longevidad, según los meta-análisis consultados por los investigadores noruegos. En cambio, el aceite de oliva sí tiene un papel protector, “ya que contiene componentes anti-inflamatorios y anti-oxidantes”, subraya López. En cuanto a los peores alimentos para esquivar las enfermedades, el azúcar refinado que añaden los productos procesados, la carne roja y las carnes procesadas ocupan los tres lugares del podio, según López.

David Baltimore, trabaja en Altos Lab y ha revolucionado la biología molecular

David Baltimore, premio Nobel, trabaja en Altos Lab y ha revolucionado la biología molecular

Caltech

No obstante, parece inevitable seguir dando pasos en falso. La búsqueda del santo grial que lleve a los días de juventud está salpicada de estrategias estrambóticas. Sin ir más lejos, ya en la década de 1950 Heinz trató de comercializar una línea de “alimentos para mayores” que era, esencialmente, comida de bebés para adultos entrados en años. Por ello, hasta que no sea posible resolver con métodos vanguardistas los problemas más desafiantes de la medicina clásica, los expertos recomiendan centrarse en lo ya probado. “Lo primero de todo, tal vez, es hacer ejercicio”, indica Galán. “La segunda cosa es salir a la calle, relacionarse con otras personas y sentirse útil”, prosigue.

“También dormir las horas necesarias, en lugar de hacer como mis hijas, que anteponen sus obligaciones escolares a dormir las ocho horas que necesitan”, revela. Por último, “siempre es buena idea chequearse a edades más tempranas”, dice, pues si algo no tiene visos de cambiar es que prevenir seguirá siendo más importante (y más barato) que curar.

Ilustración de David Elósegui

Elon Musk (arriba), Larry Page y Jeff Bezos son tres de las personas más ricas del mundo 

Ilustración de David Elósegui

We wish to say thanks to the author of this write-up for this remarkable content

Bezos, Musk, Page… la carrera científica de los milmillonarios para vivir más y mejor