¿Se pretende relegar al olvido a Charlton Heston en su centenario? – decine21.com

Pensaba que al tener una filmografía ejemplar, esta leyenda de Hollywood suscitaba entusiasmos entre los cinéfilos. Pero resulta que en un mundo cada vez más ‘woke’ y polarizado, me he topado con numerosas personas que le denigran, porque no le perdonan que fuera presidente de la Asociación del Rifle. Pues ya está, sólo por eso se justifica que se relegue al olvido nada menos que a Charlton Heston. ¡En qué planeta de simios vivimos!

Al final, ha ganado Sed de mal, (no dejéis de leer el artículo aquí) aunque siempre se le recordará con su mirada intensa y su mandíbula cuadrada asegurando que podría doblar acero, diciendo que acabará de pintar la Capilla Sixtina “cuando esté acabada” en El tormento y el éxtasis, dejando a la altura del betún a Fernando Alonso conduciendo una cuádriga en una carrera en la que quizás no había motores rugiendo ni neumáticos chirriando pero sí caballos relinchando y ruedas chirriando en Ben-Hur.

A las grandes estrellas del celuloide se les debe juzgar por sus trabajos actorales, debe quedar en segundo plano que tuvieran opiniones que quizás no comulguen con las nuestras. Yo mismo adoro a muchos intérpretes que quizás me cayeran mal si los conociera en persona, pero eso, ¿qué más da? En cualquier caso, cabe recordar que Charlton Heston estaba más próximo al Partido Republicano durante los últimos años de su vida, pero antes simpatizaba con los Demócratas. Se opuso al macartismo, estaba en contra de la Guerra de Vietnam, y fue una de las pocas estrellitas de Hollywood que respaldó públicamente el Movimiento por los Derechos Civiles. De hecho, apoyó a Martin Luther King en su gran día. Estuvo allí el 28 de agosto de 1963, así que escuchó en directo ante el monumento de Lincoln la famosa frase: “I have a dream”.

Además, según una historia que aparece recogida en el libro “Running The Race. The Public Face of Charlton Heston”, de Brian Steel Willis, cuando el actor decidió incursionar en tierras españolas para rodar 55 días en Pekín, mega producción en la que se codeó con Ava Gardner y David Niven,  se paseaba por Las Rozas con su chofer español, un tal Ricardo Pérez, con el que trataba de comunicarse chapurreando español con dificultad. En uno de esos periplos, le soltó al tipo:

–¿Qué pasa, Ricardo, tío? ¿Todo en su sitio?

–Pues, señor, bastante bien, sólo que hace cinco semanas que mi billetera hace eco -respondió el chofer–. No me pagan.

–¡Cinco semanas! ¿Por qué no me lo habías soltado antes? Alto, no arranques el coche. Iré a charlar con el señor Jaime Prades.

Al parecer, el tal Prades era el brazo derecho del productor de la película, Samuel Bronston. Cuando Heston le planteó la cuestión, aparentemente furibundo, le juró que su chofer recibiría el pago de inmediato.

Una semana después, Heston volvió a preguntarle al conductor:

–¿Ya te ingresaron lo que te debían?

–Ni una peseta, señor. Nadie quiere ni hablar conmigo del tema. Ya han pasado más de seis semanas.

Así que Charlton Heston, visiblemente desencajado, regresó al despacho de Prades y le soltó:

–Jaime, ¿qué demonios está pasando aquí? ¿Han dilapidado no sé cuántos millones en esta película y están racaneando al pobre chofer que trabaja por una moneda al mes?

Al escucharle, Prades volvió a poner su mejor semblante de circunstancias y le prometió resolverlo a toda velocidad.

Mentira todo, porque el pobre empleado no recibió un duro. Al final, Charlton Heston volvió a visitar a Prades por última vez, todo indica que con su rifle en mano:

–¡Chuck! ¡Por favor, por favor, no me digas que tu pobre Ric todavía no tiene la pasta! –exclamó Prades al ver al actor.

–No, Jaime –contestó Heston-, Ric ya se ha llenado los bolsillos. Le he entregado yo los billetes. Lo que le debían y un mes por anticipado. Ahora no le debes nada a él, me lo debes a mí. Me gustaría cobrar ahora mismo, por favor.

Prades no abrió la boca. Simplemente abrió la billetera y le pagó. ¡No fuera que le retara a una carrera de cuádrigas!

We want to thank the writer of this short article for this outstanding content

¿Se pretende relegar al olvido a Charlton Heston en su centenario? – decine21.com