La valentía de Meg Ryan volviendo a Hollywood es para darle una medalla

La actriz estadounidense Meg Ryan asiste a la 11ª Annual Governors Awards gala organizada por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas en el Dolby Theatre de Hollywood el 27 de octubre de 2019. (Foto de CHRIS DELMAS/AFP vía Getty Images)

Meg Ryan está de vuelta a nuestras pantallas. Este 2023, la actriz, que en los 90 se erigió con el título de “novia de América” tras destacar en clásicos como Cuando Harry encontró a Sally o Tienes un e-mail, dirige y protagoniza la comedia romántica What Happens Later, cinta sobre el reencuentro entre dos examantes tras quedar atrapados en un aeropuerto y que protagoniza junto al actor David Duchovny, el también icono de los 90 gracias a su papel en Los expedientes secretos X.

Es todo un acontecimiento valorando que llevamos casi una década sin disfrutar de un trabajo de Ryan. Si recordamos, decidió abandonar Hollywood tras verse afectada por el ruido mediático, vivir una sucesión de fracasos en taquilla y verse encasillada en el género que le dio la fama. La crisis de su matrimonio con Dennis Quaid, que hizo que la prensa se cebara con ella y la calificara de infiel por su romance con Russell Crowe, fue el inicio de su pesadilla. Con el tiempo conocimos que la pareja arrastraba una larga crisis y la actriz, como declaró en 2019 a Today, siempre matizó que ”la historia nunca se contó bien”, pero el daño ya era irreparable

A partir de los 2000, después de protagonizar con Crowe la cinta Prueba de vida, se empezó a estrellar con comedias románticas como Entre mujeres con Adrien Brody, con su salto al thriller erótico con En carne viva de Jane Campion o con varias cintas menores que no despertaron ruido alguno. Así, tras trabajar en 2009 en Atrapado por amor con Timothy Hutton o Kristen Bell, decidió alejarse de las cámaras. “Sentí de una manera loca que, como actriz, estaba quemando las experiencias de la vida”, dijo en 2019 a The New York Times. “Estaba agotada. Sentí que ya no sabía lo suficiente sobre mí ni sobre el mundo para reflejarlo como actriz. Me sentí aislada”.

Ryan, que también alude a la dificultad de conseguir papeles por la edad como razón de su retiro, trató de regresar en 2015 con un proyecto propio titulado Ithaca, un drama dirigido por ella misma con el que intentó de liberarse del yugo de la comedia romántica y abrirse nuevas oportunidades. Sin embargo, la película pasó sin pena ni gloria y matizó las razones de la actriz para mantenerse alejada de Hollywood. Pero los medios no se olvidaron de ella, y con el tiempo, pese a no estar entre focos, han sido muchas las noticias que hemos leído sobre sus apariciones y, sobre todo, machacando sobre sus cambios físico.

No hay que irnos muy lejos, ya que este mes de mayo, cuando Meg Ryan apareció en público a apoyar un nuevo documental de su amigo Michael J. Fox, los tabloides, como el caso de Page Six, se cebaron con la actriz hablando de su “irreconocible” rostro. Esto, inevitablemente, alimenta las búsquedas alrededor de su aspecto y las bromas sobre su envejecimiento, condenando a un icono de Hollywood a una mera diana para la vileza con adjetivos que ni siquiera se adaptan a la realidad.

Por mucho que se hable de Meg Ryan esté irreconocible, no es una afirmación cierta. Cualquiera que vea una fotografía suya actual puede identificar perfectamente a la actriz de Algo para recordar, y aunque el paso del tiempo o los retoques estéticos hayan influido en su aspecto, son cuestiones lejos de ser motivo de burla. Lo primero nos afecta todos, mientras que lo segundo, aunque podamos discernir de los resultados, no deja de ser una decisión propia que solo debería de importarle a ella.

Por todo ello, se hace comprensible que haya tan alejada de las cámaras y los focos durante tanto tiempo, pero también nos hace valorar su valentía en regresar ahora con una comedia como What Happens Later. Con todo lo que ha rodeado a su vida y carrera, existe el temor de que el público se acerque a ver la película pensando en comprobar lo cambiada que está y no tanto para disfrutar del regreso de uno de los grandes iconos de la comedia de los 90. Y la propia actriz seguro que es consciente de ello.

Desde luego, todo un salto de fe de Meg Ryan que ojalá se salde con una película de altura que nos haga recordar todo lo que adorábamos de ella y que sepulte toda crítica fuera de lugar. Por ahora solo podemos ver su primer tráiler y esperar a su estreno, que está previsto para el próximo otoño en Estados Unidos, pero ya por el riesgo de la actriz lanzarse a la piscina con todo lo que ha rodeado a su carrera es digna de llevarse una medalla.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine 54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Jim Carrey anuncia su retiro de la actuación para pasar tiempo con su familia

La comedia de Jim Carrey que puso a Universal en aprietos por revelar el teléfono de Dios

Ni jets privados ni lujos: avergüenzan a estrellas de Hollywood por su despilfarro

La trampa con la que Matt Damon y Ben Affleck se burlaron de Hollywood antes de ser estrellas

We want to thank the writer of this article for this amazing web content

La valentía de Meg Ryan volviendo a Hollywood es para darle una medalla