Confiesa Sylvester Stallone que ‘Rambo’ fue rechazado por la industria por ser un ‘psicópata’

Mientras en cine demuestra que no pretende jubilarse con la cuarta versión de ‘Expend4bles’, desde la plataforma de streaming de Netflix (sin importar la competencia del reality ‘La Familia Stallone’ de Paramount+) Sylvester Stallone abrirá la caja fuerte de su vida entera, con el documental ‘Sly’. Y después del preestreno mundial, en el Festival Internacional de Toronto, aceptó una cordial conversación para hablar del tema.

¿CÓMO REACCIONASTE AL VER POR PRIMERA VEZ LA REALIDAD DE TU VIDA, REFLEJADA EN LA PRIMERA PROYECCIÓN DEL DOCUMENTAL?

Fue muy emocionante. Y en cierta forma fue como subirme a una montaña rusa, porque no me acordaba de algunas cosas que había dicho. Y cuando las volví a ver frente mío tampoco sabía cómo podía llegar a interpretarlo la gente. Me cuestioné también si debería haberme abierto tanto, aunque al final estoy bastante orgulloso de haberlo hecho. Me encantó, muchísimo. Y Thom, el director, además estuvo brillante en ciertas cosas que yo ni siquiera quería revelar. Pero él las consiguió. Y ahora sí, puedo decir que estoy muy feliz que lo hayamos grabado todo, para siempre, porque muestra la forma que soy, en la forma que yo vivo.

¿RETROCEDEMOS AL PRINCIPIO DE TU CARRERA COMO ACTOR? ¿QUÉ TAN DIFERENTE ERA ESA ÉPOCA DEL CINE?

Yo había entrado al mundo del cine cuando el sistema de los grandes estudios se estaba derrumbando. Habían estado haciendo musicales gigantes hasta que llegó Peter Fonda y Dennis Hopper con ‘Easy Rider’ (1969) donde parecía que los actores inventaban sus propios diálogos, se veía todo muy real. Fue el principio de una nueva clase de cine donde también surgieron desconocidos de aquel entonces como Al Pacino y De Niro.

¿Y ASÍ COMO HOY ESTÁN DE MODA LOS SUPERHÉROES, EN AQUEL ENTONCES TERMINASTE CONVIRTIÉNDOTE EN EL HÉROE MÁS HUMANO DEL CINE, CON ROCKY Y RAMBO?

A mi nunca me gustó el estilo de cine exagerado de los años 50 y 60, pero terminé atrapado dentro de la cabeza de los ejecutivos de los estudios que les encantaba tanto los héroes como Hércules. Y solo había ciertos actores que podíamos llegar a interpretarlos. A mi me gustaba la fantasía de Sinbad El Marino, todo lo que fuera místico y me alejara del mundo físico. Era como si no quisiera vivir en el mundo real. Y yo quería hacer Rambo, un psicópata que mataba a todos. Me lo rechazaron diez veces, porque no querían ningún psicópata, hasta que lo entendí, porque tampoco necesitaba ser un psicópata total, podía conseguir que luchará al límite y es lo que cambió toda la estructura. Resultó ser algo muy diferente.

El documental muestra a Sylvester Stallone como nunca antes lo habíamos visto. Hasta en la promoción del tráiler, él comienza aceptando sus arrepentimientos. Y muchos. Hablando de la gloria del éxito hasta el amargo enfrentamiento con el fracaso. Se lo ve sincero, vulnerable, sin aires de grandeza. Un Sylvester Stallone mucho más humano que Rocky, mucho menos confrontador que Rambo. Y en un viaje por el tiempo, nos lleva por los mejores y los peores momentos, sin el menor índice de censura previa. No deja ningún secreto por confesar en un documental donde hasta en el título se presenta como solo lo llaman sus más íntimos amigos y familiares: ‘Sly’

¿QUÉ TIENE DE ESPECIAL EL DIRECTOR THOM ZIMNY PARA HABER LOGRADO QUE TE ABRIERAS TANTO SOBRE TU VIDA, EN EL NUEVO DOCUMENTAL ‘SLY’?

Tiene una forma única de conseguir que entres en su juego. Como cuando aparezco en el pasillo y él me hace preguntas, yo no entendía como es que no estábamos más cómodos en un sillón. Terminé parado, sin saber que hacer con mis manos y antes de darme cuenta, ya no podía cerrar la boca, empecé a hablar por pura angustia. Me cuestionaba cuando se iba a mover con la cámara, pero siguieron grabando sin parar, para bien. Nadie venía por mí. Y eventualmente, quedé atrapado en aquel ritmo… porque si te graban toda la vida, vas a seguir y seguir, sin ningún control. El director tenía el control. Yo no entendía qué era, pero él lo logró siempre. No parecía nada real, cuenta con un estilo que no es para nada usual.

¿LOGRÓ QUITARTE DE TU ZONA DE CONFORT?

Sí, completamente. Yo no estaba para nada cómodo. Caminábamos por las calles de Nueva York mientras él me preguntaba algo y mirando a los taxis, por ejemplo, me acordaba de mi padre. Él era el jefe de mi trabajo porque yo no había planeado decir nada de lo que dije.

ASÍ ES COMO TAMBIÉN MOSTRASTE EN EL DOCUMENTAL, EL LADO INTERIOR ARTÍSTICO DEL SYLVESTER STALLONE QUE LA GENTE NO CONOCÍA ANTES ¿ES UN PERFIL VULNERABLE QUE NUNCA TE GUSTÓ COMPARTIR CON LA GENTE?

Y… debe ser por el tipo de persona que yo también había presentado muy temprano en mi carrera, una persona demasiado física donde automáticamente adopté el estereotipo. Si ves a alguien fumando en pipa con anteojos, enseguida asumes que es una persona brillante, pero si abre la boca y tiene solamente un diente, tu percepción cambia. Y si ves a alguien con muchos músculos vas a pensar que es un idiota. A todos nos juzgan por como nos vemos. Eso es lo que pasó conmigo, aunque yo también soy responsable.

¿POR QUÉ?

Cuando hoy veo las cosas que yo decía, parezco un imbécil. Desafiaba a todos los que no publicaban una buena crítica, hasta que me di cuenta que era parte del negocio aceptar lo bueno y lo malo. Pero la gente veía ese lado mío igual que la prensa. Hoy lo entiendo mucho mejor. Como la fascinación por seguir filmando más y más versiones del mismo personaje, cuando todos creían que era tabú,. Nadie entendía por qué lo seguía haciendo, pero yo crecí viendo televisión donde había programas que habían estado en el aire durante 15 años. Y era porque la gente adoraba esos mismos personajes. Y con Rocky, me pareció que podía ir mucho más lejos, aprovechando el lado malo de su ego. Y quise seguir por ahí.

¿QUÉ TE HUBIERA GUSTADO CAMBIAR DE AQUELLA ÉPOCA?

Supongo que debería haber filmado muchas más versiones de ‘Cop Land’, porque me encantan las filmaciones así, con buenos actores invitados. Esa es mi especialidad, aunque es algo difícil de percibir para la gente, pero es algo que hoy estoy tratando de hacer con la serie de ‘Tulsa King’, donde estoy tratando de llevar la mayor cantidad de actores posibles. Yo mismo los llamo para decirles “Mejor que hagas esto antes de morir. Quiero que vengas. Vamos”. Mientras pueda, yo quiero poder trabajar con todos los actores que considero fantásticos.

EXP030122.ARW

¿POR QUÉ CREES QUE ‘COP LAND’ NO TUVO EL MISMO ÉXITO QUE ‘ROCKY’, CON UN ROL MENOS DURO Y MÁS TÍMIDO, AL LADO DE OTRO GRANDE COMO ROBERT DE NIRO?

Fue un tema comercial y de nuevo, la percepción de la gente tuvo mucho que ver. Cuando filmamos esa película, Harvey Weinstein la estaba haciendo con Miramax como una producción de invierno, donde no era la clase de cine para ver después de un día de playa. Me pareció una buena idea estrenarla en Noviembre, pero la estrenaron en Agosto y… no prendió. Pero yo estoy orgulloso de ese trabajo y disfruté el hecho de trabajar con actores fantásticos como De Niro, Ray Liotta y Harvey Keitel.

¿MANTIENES CONTACTO CON LOS ACTORES DE AQUEL ENTONCES?

Es un tema interesante porque aunque no hablábamos entre nosotros durante el rodaje de ‘Cop Land’, al momento de encender las luces del estudio, parecía que nos conocíamos de toda la vida. Algunos actores son muy locos. Es lo que también los hace ser tan buenos. No son trabajadores sociales. Aunque los invites a salir o ir a cenar… olvídate. Te piden el número de teléfono, prometen llamar, proponen juntar la familia… hasta que llegan al auto. Y después, es como un uniforme de amnesia. Pero es lo que muchísimos actores tienden a ser: solitarios. Realmente lo son. Tienen su propio grupo, muy diminuto. Y esa soledad supongo que viene de la infancia. No tienden a ser demasiado sociables.

¿Y SI TUVIERAS QUE RECOMENDARNOS HOY ALGUNA DE TUS PELÍCULAS QUE NO LLEGAMOS A VER?

A mi me gustó ‘Nighthwaks’ (1981). Me parece una historia interesante de aquel entonces (sobre un terrorista internacional perdido en Nueva York, mucho antes del ataque a las Torres Gemelas), porque hasta ese entonces en Estados Unidos jamás habíamos experimentado esa clase de terrorismo. Era algo impensable. Y también tiene muy buenas actuaciones.

TE PUEDE INTERESAR: Reportan fallecimiento de actriz de telenovelas y series, Cecilia Priego

¿ALGUNA OTRA DE ACCIÓN?

Creas o no, a mi me gusta ‘Demoliton Man’ (1996) porque es algo que hoy podría pasar, casi. Personalmente, yo admiro aquello que sé que nunca podría llegar a hacer. Me pareció fantástica.

EN EL FESTIVAL DE TORONTO TAMBIÉN HUBO UNA EXHIBICIÓN DE TUS PINTURAS DONDE SUELE VERSE ALGÚN RELOJ ¿TIENE ALGO QUE VER CON EL PASO DEL TIEMPO? ¿TE PREOCUPA?

Creo que cien de las pinturas que tengo guardadas, noventa tienen relojes, porque de eso se trata todo. Cuando llegas a cierta edad, te vuelves demasiado consciente del tiempo, especialmente cuando elegiste un mal camino, cuando fuiste a la izquierda en vez de a la derecha, en la vida. Y en una pintura, si el reloj marca las 11, es demasiado temprano y esta persona se ve genial, mucho más vibrante y optimista. Si pasa la medianoche, la pintura empieza a ser mucho más oscura, con pocos colores. Es una herramienta que aprovecho para darle el tono a mis obras.

Videos

We want to say thanks to the author of this article for this amazing web content

Confiesa Sylvester Stallone que ‘Rambo’ fue rechazado por la industria por ser un ‘psicópata’