Brian Cox, estrella de Succession: ‘Estoy disfrutando esto. Es como una confesión…’

A lo largo de los años, me he encontrado varias veces con el actor dundoniano Brian Cox. En 2002, lo entrevisté para la BBC sobre la controvertida película independiente estadounidense LIE, de la que sigue estando especialmente orgulloso. Volvimos a coincidir en Shetland, donde soy co-curadora del festival anual de cine Screenplay, cuando él defendía la independencia de Escocia. Más recientemente realizamos un podcast juntos en el que se entusiasmó con su amor por Danny Kaye en la comedia de 1955 The Court Jester, una película que ve todos los años. No es de extrañar, por tanto, que al leer su muy entretenida autobiografía, Putting the Rabbit in the Hat, se sienta como si me pusiera al día con un viejo amigo.

En su libro cuenta que estuvo en los Globos de Oro de 2020, en los que ganó el premio al mejor actor en una serie de televisión como Logan Roy en la mordaz y satírica serie Succession. Entre los asistentes se encontraban Elton John y Al Pacino, quienes elogiaron a Cox por su excelente papel protagonista en el drama de 2017 Churchill, una película que fue olvidada en la temporada de premios a favor de Darkest Hour.

Es la maldición de Brian Cox“, escribe el actor con pesar, una frase que nos atribuye a mi compañero de emisión, Simon Mayo, y a mí, para describir el extraño fenómeno de Cox ofreciendo una actuación espectacular en la pantalla solo para que otro actor gane un Oscar por interpretar el mismo papel en una película diferente, algo que ha ocurrido en más de una ocasión.

Cuando me encuentro con Cox en Londres, acaba de llegar del aeropuerto después de rodar las últimas escenas en Italia de la tan esperada nueva temporada de Succession. Su agenda ha sido una locura, pero es evidente que goza de buena salud: ese rostro con aspecto de granito esboza con frecuencia una sonrisa radiante mientras nos sentamos, distanciados por el Covid-19, en el balcón de su departamento con vista a Primrose Hill, respirando ese extraño cóctel veraniego de aire fresco y húmedo y humo producido por el tráfico.

Tercera temporada de Succession (de izquierda a derecha): Matthew Macfadyen, Jeremy Strong, Nicholas Braun, Alan Ruck, Kieran Culkin, Brian Cox, Sarah Snook. Foto: HBO

Está de buen humor, así que decido aprovechar y preguntar primero por Churchill. ¿Sigue molesto por la falta de galardones que recibió esa película? “Estaba enojado”, admite, “sobre todo cuando vi la otra película. Pensé que era condenadamente horrible“. No se equivoca. La escena de Darkest Hour en la que el Churchill de Oldman dirige un improvisado grupo de debate de “gente común” en el metro de Londres sigue siendo totalmente ridícula. “Quiero decir, Gary es un gran actor, pero…” Cox suspira, disipando cualquier injusticia percibida. “Aprendes a no aferrarte, a soltarlo. Probablemente Churchill no fue el mejor guion, pero creo que la relación con Miranda (Richardson, que interpretó a Clementine Churchill) fue insuperable. Es una gran actriz, y me hizo subir el nivel. Y desde ese punto de vista pensé: ‘Bueno, este es un buen trabajo’”.

El “buen trabajo” de Cox ha sido, por supuesto, ampliamente reconocido en otros lugares. Nacido en 1946 en el seno de una familia de clase trabajadora de descendencia escocesa e irlandesa, se incorporó al Dundee Repertory Theatre a los 14 años y luego consiguió un puesto en Lamda. A continuación, desarrolló una magnífica carrera teatral, en la que Cox obtuvo premios Olivier por Rat in the Skull, en 1984, y Titus Andronicus, en 1988. Mientras tanto, sus papeles en la pantalla han abarcado desde éxitos de taquilla como Braveheart y Bourne hasta películas más pequeñas como The Escapist, que lo hizo ganar un Bafta escocés.

Junto con su reciente victoria en los Globos de Oro, Cox también ha sido nominado al Emmy por su interpretación de Logan Roy en Succession, el corrupto magnate de los medios de comunicación que es al mismo tiempo Rupert Murdoch y el Rey Lear. Lo más importante es que Cox se niega a caracterizar a Logan simplemente como “malo”, algo que parece definir su enfoque sobre las personas en general.

“Creo que en algún momento de su vida, Logan fue maltratado”, dice Cox. “Y está en proceso de cometer un acto de venganza contra el resto de la humanidad, pero por razones realmente muy legítimas. Lo que es tan difícil para él es que, al igual que Lear, ama a sus hijos, y le gustaría ver algo de ese amor recíproco, en lugar de que ellos solo lo vean como una cartera de cheques, o como el medio para obtener el derecho”.

Al igual que The Thick of It –la serie de Armando Iannucci que contó con el creador de Succession Jesse Armstrong entre sus guionistas–, Succession es una comedia dramática con una sensación de “documental inducido”, como si el caos en la pantalla se estuviera desarrollando a nuestro alrededor en tiempo real. Le pregunto a Cox si todo está escrito, o si hay mucho espacio para la improvisación. Pone los ojos en blanco al oír esta palabra.

“Soy un gran creyente del guion”, declara con firmeza. “No me molesta la improvisación. Puedo improvisar con los mejores. Y sí, improvisamos bastante en Succession. En ocasiones puede liberar a un actor. Pero en general no me libera. El guion me libera”. Cuenta una anécdota maravillosa (incluida en el libro) sobre reemplazar a Tommy Lee Jones en la película de acción de ciencia ficción Chain Reaction de 1996, solo para descubrir que, a pesar de los ocho escritores, no había guion. “Has trabajado con Ken Loach, ¿verdad?”, preguntó el director Andrew Davis. “¿Él improvisa? ¿Y tú puedes improvisar?” Al momento siguiente, Cox está en un elevador con Morgan Freeman cantando On Top of Old Smokey para llenar los vacíos donde debería haber existido el diálogo escrito.

1634897559 664 Brian Cox estrella de Succession Estoy disfrutando esto Es como
Como Churchill, 2017. Foto: Lionsgate/Allstar

Otras experiencias han resultado más estimulantes. “En Succession, he trabajado con Mark Mylod (el director, cuyos créditos incluyen la exitosa serie de televisión Shameless). Es maravilloso, muy trabajador y muy meticuloso. Como sea, tengo esta escena en la nueva temporada en la que ocurre algo, no diré qué, porque no quiero estropearlo, pero es vergonzoso, y está relacionado con el hijo menor de Logan, Roman, que es un poco… decepcionante. La primera vez que lo hicimos solo rugí: “¡RAAAAA! Pero luego hicimos otra toma en la que puse la cabeza entre las manos y dije: “¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?’ hasta que lo agoté. Porque eso es todo. Quiere saber por qué. Quiero decir, él lo sabe, él no es un buen papá, y no le importa un carajo, en cierto nivel, aunque en otro nivel le importa muchísimo”.

Queda por ver si ese momento llega al corte final (Cox no suele regresar y comprobar esas cosas, prefiere seguir adelante una vez que el trabajo en el set ha terminado). Sin embargo, hablar de ello le recuerda a Cox otro incidente improvisado que se produjo mientras filmaban el final del primer episodio de la nueva temporada, para el que tuvo una idea innovadora. “Es en un aeropuerto en Sarajevo y parece que Logan va a perder la empresa. Ya no va a ser el CEO, que es parte del tema de la tercera temporada. Así que hice esta escena en la que está afuera del hotel, y está solo y muy quieto. Y tuve esta plática con Mark que dijo: “Necesitamos un poco de locura“. Y yo dije: “Bueno, ya sabes, Mark, no estoy seguro de que eso funcione, pero está bien, lo intentaré“. Así que nos encontramos en esta larga y estrecha calle junto a un aeropuerto, y yo estaba hablando por teléfono, y comencé a caminar. Había todo este tráfico, así que pensé: “Simplemente caminaré por la calle principal”. Así que lo hice y se ¡volvieron locos!

“¡Regresa! ¡Te vas a matar! No vayas por ahí”. Les dije: ‘Querías que hiciera una locura, así que…’ Y me dijeron: ‘¡No en los coches! Ríe a carcajadas al recordarlo. “Pensé que sería genial si hiciera eso en la escena: ¡que de repente el primer asistente entrara corriendo y gritando! De cualquier forma, entonces Mark se acercó y dijo: ‘¡Creo que eso fue demasiado!’”


Sospecho que parte de la capacidad de Cox para meterse en la piel de personajes como Logan Roy proviene de su habilidad para encontrar las cosas que tienen en común. En Putting the Rabbit in the Hat (un término que se refiere al trabajo que se debe realizar antes de poder sacar mágicamente un conejo metafórico del sombrero), escribe sobre el trauma de haber perdido a su padre a una temprana edad, y se preocupa sobre sus propias deficiencias como padre de sus cuatro hijos. Le pregunto cómo estas experiencias han afectado su interpretación de alguien que, en sus palabras, “no es un buen padre“. Su respuesta es típicamente abierta.

“Mira, lo único que Logan y yo compartimos es nuestra decepción con el ser humano. Como esta farsa que todos vimos de Bezos subiendo al cielo, iniciada por Branson. ¿Qué demonios están haciendo? Subió durante 11 minutos y después regresó. Y tú dices: ‘¿Y qué carajo?’ Y entonces Branson dice: ‘Necesitamos muchas más naves espaciales’. Y tú piensas: ‘¡No, no las necesitamos! ¡No necesitamos muchas más naves espaciales! ¡Ya tenemos suficientes! ¡El mundo se ha vuelto loco!’”

Regresando a la Tierra, me pregunto si Logan pudo haber comenzado con buenas intenciones. ¿Las circunstancias y la decepción lo hicieron cambiarse al lado oscuro?

Probablemente quería crear un mundo que luego se dio cuenta que no podía crear, así que pensó: ‘Al diablo, simplemente voy a tomar lo que pueda’. Y creo que hace mucho tiempo le entró esa manía, por lo que el idealista que había en él se fue. Recuerda que aún no sabemos nada de su relación con su madre, ni de su relación con Rose, su hermana. Creo que la hermana de Tennessee, Williams, era conocida como Rose. Ella tenía problemas, y él tenía esta muy compleja y desgarradora relación con ella. Y me pareció interesante que Jesse eligiera ese nombre”.

1634897559 615 Brian Cox estrella de Succession Estoy disfrutando esto Es como
Foto: Phil Fisk/The Observer

Hay algo de obstáculos en Logan en los primeros episodios de la nueva temporada, aislado mientras parece que sus hijos están listos para traicionarlo. ¿Se convierte en un personaje más simpático en esta temporada? “Hasta cierto punto sí, pero luego regresa a su antigua forma de ser. No puedo hablar realmente de eso, ni revelar algo. Pero el hecho de que su hijo lo traicione nos hace comprender muchas cosas. Pero es un luchador. No tiene límites en su ira”.

Entonces, ¿este es el final de Succession o habrá más?

“Esa es una pregunta que no puedo responder”, dice Cox. “Realmente depende de los guionistas. Si sienten que pueden sacar otras cosas de ella… Quiero decir, se está transformando en otros aspectos. Se está convirtiendo en algo mucho más…” Hace una pausa, buscando la frase adecuada. “No quiero decir ‘registro humanista’ porque Jesse lo odiaría. Pero el programa ha cobrado vida propia, está creando su propia vida. Y eso es una gran ventaja. Así que mientras esa vida esté ahí, y mientras los guionistas se sientan inspirados para crear cosas, entonces podría continuar”.

¿Y tienes que estar ahí para que eso ocurra?

No, pueden matarme“, dice, antes de añadir con sorna: “Pero creo que me extrañarían. Originalmente, se suponía que iba a morir al final de la primera temporada. Pero creo que se dieron cuenta de que Logan es la fuerza centrífuga de la serie. Todo tiene que girar en torno a él, y los vicios de los niños giran en torno a su padre, y a la relación con su padre. ¿Quieren a su padre, y si es así, cómo demuestran ese amor?”

Cox tiene claro que, independientemente de lo que los espectadores y los críticos puedan deducir, la relación de Logan con los monstruos de la vida real, como Murdoch o Trump, es, en el mejor de los casos, incidental. “Trump es un mal guion”, dice, coincidiendo con su compatriota escocés Bill Forsyth, que declaró notoriamente en un artículo de 2012 en The Guardian que si alguna vez hubiera escrito un villano tan unidimensionalmente horrible como Trump, nadie le habría creído. “Brendan Gleeson lo hizo hace poco (en The Comey Rule) y lo siento por el hombre. Trump es simplemente un guion terrible. Pero Logan es una creación de Jesse”.

¿Qué pasa con Charles Foster Kane, el magnate de la prensa que está en el centro de Ciudadano Kane? ¿Proyecta una sombra sobre Roy?

“En realidad no, porque los guionistas de Succession vienen del mundo de los chistes. Son esencialmente guionistas de comedia“.

Pero Ciudadano Kane está lleno de chistes…

“Bueno, sí, es cierto. Kane está lleno de chistes. Fue increíble, Welles. Pero fue tan incomprendido. Nunca lo entendieron. Y su vida se volvió bastante triste. Sabes, tenía una casa en la parte alta de Sunset Plaza y solían decir que uno sabía que Orson estaba en la ciudad porque había un gran par de calzoncillos blancos volando en la casa. Siempre he pensado que es una imagen maravillosa, esa bandera de sus calzoncillos blancos. Pero lo de Kane no se me había ocurrido hasta que lo dijiste, pero ahora que lo pienso, sí, hay elementos de Kane ahí“.

1634897560 39 Brian Cox estrella de Succession Estoy disfrutando esto Es como
Con Jesse Armstrong en el set de la segunda temporada. Foto: Zach Dilgard, HBO

Nuestra conversación pasa de Orson Welles a Steven Seagal, que aparece en el prólogo de Putting the Rabbit in the Hat como alguien que, al igual que Trump, tiene una visión delirante de su propio talento. Otros blancos de la ira de Cox incluyen al director de Rob Roy, Michael Caton-Jones, a quien el actor reprende por cometer el delito de estar más preocupado por la coreografía de una toma que por el texto. (No obstante, Cox cuenta que disfrutó haciendo malabares con los papeles en Rob Roy y Braveheart, esta última a pesar de su “terrible guion”).

Sin embargo, por lo general, Cox peca de generosidad, casi hasta la exageración. “Todo el mundo en este libro está muerto o cancelado”, escribe mientras recuerda alegremente haber trabajado con Mel Gibson, Woody Allen, Kevin Spacey y Bryan Singer. Una y otra vez, sugiero, cuando parece que va a clavar el cuchillo, en su lugar se retracta y se pregunta: ¿De dónde viene esta persona? ¿Cómo llegaron hasta aquí?

“Bueno, has acertado en una, Mark, porque ese es el trabajo. No se juzga. No puedes juzgar. Y es difícil. Quiero decir, toma el ejemplo de Trump. No puedo mirar al hombre, me hace sentir… vil. Pero al mismo tiempo es evidentemente un niño maltratado; claramente fue adoctrinado por este horrible padre, que también fue adoctrinado. Y tiene esta extraña madre, de las Islas Occidentales por el amor de Dios, que no sabía en absoluto dónde diablos estaba y por lo tanto no podía relacionarse con estos horribles niños. Y Donald es tan estúpido como todo. Es un maldito tonto de primera clase. Pero se ha convertido en eso, ese fue el proceso que ocurrió. Y no siento ninguna simpatía por él en absoluto, creo que el hombre es un desperdicio de espacio. Pero al mismo tiempo, nos guste o no, es un ser humano”.

Me recuerda que Cox ganó un Emmy por interpretar a Hermann Göring en Nuremberg, otro papel que le exigió mirar profundamente al abismo y tratar de descubrir algo humano.

“Esa es realmente la fuente de lo que hago”, dice. “Las preguntas. ¿Quiénes son estas personas? ¿Qué hicieron? ¿Qué es Hannibal Lecter? Y eso fue lo que surgió de Nuremberg. Aunque lo hice después de haber interpretado a Hannibal Lecktor (como se escribe el nombre del personaje en la película de 1986 Manhunter), es esa falta de empatía, esa incapacidad de empatizar. Cuando Will Petersen le dice: ‘Estás loco’, bueno, una vez que has recorrido ese camino, no hay discusión”.

1634897560 548 Brian Cox estrella de Succession Estoy disfrutando esto Es como
El Hannibal original: en Manhunter de Michael Mann (1986). Foto: TCD/Prod.DB/Alamy

Menciono que Cox escribe que nunca ha conversado con Anthony Hopkins sobre su interpretación de Lecter, ganadora del Oscar, el otro ejemplo infame de la maldición de Brian Cox.

“No hablamos de ello, lo cual es bueno. Porque más o menos en la época de The Silence of the Lambs, un periodista del Daily Mail me llamó y me dijo: ‘Este papel, tú lo interpretaste primero, ¿verdad?’ Y yo dije: “Sí, así es”. Y entonces ese fue el titular: “Yo lo interpreté primero”, como si estuviera presumiendo. Y yo estaba realmente enojado. Y Tony estaba molesto por ello, con razón. Así que solo pensé: De acuerdo, no hablaré de ello nunca, porque creo que Tony hizo un gran trabajo. Pero entonces creo que Hannibal es así. Es como Hamlet. Está abierto a la interpretación, a diferentes personas que lo interpretan desde sus diferentes puntos de vista. Yo me basé en un asesino llamado Peter Manuel; Martin Compston hizo un programa de televisión sobre él (el drama policíaco de tres partes de ITV In Plain Sight]). Manuel me dio mucho miedo cuando era un niño de 10 años. Pero me encanta Tony, su capacidad es asombrosa”.


Además de Hannibal, el otro personaje que Cox ha hecho suyo es Tito Andrónico, el trágico antihéroe de Shakespeare que interpretó en una renombrada producción de RSC en 1987, brillantemente dirigida por Deborah Warner, que él ha calificado como “la mejor interpretación escénica que he hecho jamás“. Es una obra sangrienta, llena de violaciones, mutilaciones y niños asesinados y cocinados. Sin embargo, Cox insiste en que la obra también contiene un elemento fundamental de vodevil.

“Sí, ¡absolutamente vodevil!”, se ríe. ” Existe este elemento ridículo en Tito, este viejo guerrero general que ahora se encuentra en este estado de no ser ni cómico ni trágico, sino simplemente ridículo. Pero también es increíblemente conmovedor por el tipo de extremos a los que llega. Y este acto de cocinar a los niños en un pie y servirlo, es gente llevada al extremo. Y también se trata de la autoridad, y de un joven escritor que obtiene una gran satisfacción. Cuando interpretas a Lear, es infinitamente más deprimente. Porque se trata de un rechazo interminable. Titus no es rechazado. En cierto modo lo motiva todo. Y todo sale terriblemente mal. Su vida, todo este edificio, se rompe. Es por ello que lo interpreté como una de esas estatuas, cubierto de arcilla, agrietado. Esa fue una de mis ideas para el papel: una especie de estatua rota, con trozos de carne saliendo a través de ella. Para mí es uno de los mejores papeles porque de alguna manera resume lo que siento sobre la vida: que la vida es ridícula“.

Le recuerdo que, como en las mejores obras de terror de Grand Guignol, su célebre representación de Tito fue recibida por el público desmayándose, vomitando y huyendo del teatro.

1634897561 3 Brian Cox estrella de Succession Estoy disfrutando esto Es como
Como Titus Andronicus en el Barbican, Londres. Foto: Tristram Kenton/The Guardian

“¡Lo fue!”, dice con orgullo. “Y es completamente catártico para el público. Cuando estaba en el Barbican, había una mujer sentada al lado, y acababa de ver a Lavinia salir con las manos cortadas”.

Comenzó a decir: “¡Ayúdame, ayúdame! Y la llevé al vomitorium y la sacaron. Y recuerdo que en la primera matiné sacaron a la gente en el intervalo porque la intensidad en ese teatro era asombrosa. La gente sigue hablando de ello hasta el día de hoy”.

¿Qué se siente estar en el escenario cuando ocurre eso?

“Te conviertes en un medio para algo. Si estás abierto a ello, permites que surja algo a través de ti. Y lo hace a pesar de ti, de verdad”.

Junto a su pasión por el teatro, Cox se interesó durante mucho tiempo en la política, prestando su famosa y sonora voz a la campaña electoral del Partido Laborista en los años noventa. Pero sus lealtades cambiaron más tarde, cuando se convirtió en un abanderado de la independencia de Escocia, dando su apoyo al SNP. Le pregunto cuál es su postura actual en el mapa político.

“Oh, muchacho”, dice, como si cargara con el peso del mundo. “Sabes, fui un gran laborista durante mucho tiempo. Entonces ocurrió todo el asunto de las ‘armas de destrucción masiva’, cayendo en las garras del difunto Donald Rumsfeld, y de ese venenoso vicepresidente Dick Cheney, y del tonto sabio que es George W Bush. La arrogancia de Blair me hizo decir: ‘¿Quién se cree este hombre?’ Y lo ayudé, porque hice ‘La Voz del Partido Laborista’. Estaba muy emocionado. Pensé: ‘Esto es el comienzo de algo’. Pero nunca fuimos capaces de hacerlo…”. El pensamiento se interrumpe, y me mira encogiéndose de hombros. “Sabes, de niño siempre pensé: ‘¿Quién soy? ¿Quién se supone que soy? ¿Dónde encajo? ¿Cómo hago mi trabajo?’ Siempre he sido un poco… (agita la mano en un gesto de incertidumbre) así sobre el nacionalismo escocés. Y no me gusta la palabra ‘nacionalismo‘, odio esa palabra”.
Pero Brian, el partido que apoyas se llama literalmente Partido Nacional Escocés.

“Lo sé, lo sé”, dice, con una mezcla de frustración y diversión. “Pero no lo serán. Porque habrá otros partidos, y el paradigma tendrá que cambiar cuando nos convirtamos en un país independiente”. El uso de “cuando” en lugar de “si” es más casual que intencionado, como si una futura Escocia independiente fuera inevitable. Pero, como siempre, Cox equilibra inmediatamente esa certeza con una nota de ambigüedad.

“Estoy muy decepcionado con la batalla que se ha desarrollado entre Nicola y Alex”, dice. “Pero Nicola está haciendo un trabajo asombroso. Y creo que, de todos modos, depende de las mujeres. Creo que las mujeres deberían dirigir el programa. Soy un dinosaurio blanco”. Recuerda que se hizo una prueba de ADN en la empresa de genealogía genética Oxford Ancestors, donde uno de los analistas le dijo: “‘Los hombres acabarán desapareciendo. Las mujeres podrán autofecundarse’. Yo dije: ‘Vaya, ¿quieres decir que los hombres simplemente… desaparecerán?‘ Él dijo: ‘No, probablemente nos mantendrán como juguetes‘. Pensé: “Qué maravilla. Eso tiene mucho sentido’. Me encanta esa idea”.

Cuando menciono que nuestro tiempo está a punto de terminar, Cox dice: “Oh, pero estoy disfrutando esto. ¡Es como una confesión!”. En ese caso, tal vez sea el momento de abordar el tema de Sir Ian McKellen, a quien Cox adora evidentemente, pero a quien acusa juguetonamente en su libro de llevar demasiado “la delantera”.

Hay un momento de silencio inusual, ya que Cox parece encontrarse repentinamente en desventaja. Me mira avergonzado, sacude la cabeza y dice: “Estoy tan preocupado por esa parte… ¿Realmente se lo digo? ¿Lo hago?”.
Le aseguro que se lo hace saber perfectamente, una crítica menor flanqueada por un cumplido sincero. Parece aliviado. Y entonces comienza a hablar de nuevo.

“Bueno, sí creo que lo hace”, dice, animado, “pero es un caballo de batalla. Es un actor ‘aventajado’ y ha tenido mucho éxito por ello. Yo no se lo quitaría. Y es más hombre de teatro que yo. Ama el teatro, le apasiona el teatro, se arriesga a hacer ciertas cosas. Pero en ocasiones, le falta un poco de… corazón. Un poco de lo que yo llamo expiación. Cuando, no importa a quién interpretas, estás cometiendo un acto para el público, y se trata de eso que tienen que pasar, o que tienen que pasar contigo. En lugar de simplemente decir: ‘¡Oh, vaya, pirotecnia!’ Hay algo cuando tienes que ir directamente al núcleo interno de la audiencia. Justo en lo que pueda ser su alma, o esto (se presiona el pecho), aquí dentro. Y creo que a veces está tan ocupado siendo otra cosa. Quiero decir, está bien, funciona. Y probablemente es el actor más exitoso de Inglaterra”.

Entonces, ¿qué te preocupa?

“Oh, solo me preocupa que Ian McKellen no me vuelva a hablar”, dice Cox con pesar. “Porque me agrada Ian McKellen. ¡Somos amigos!”.

Article: Source